Disco Inmortal: The Clash-“London Calling” (1979)

clash-02-01-13-a

“This is London calling…” (“Aquí Londres llamando…”), frase que se ocupó frecuentemente por la radioemisora British Broadcasting Corporation, mejor conocida como BBC durante la Segunda Guerra Mundial, fue la que los The Clash tomaron e hicieron propia para dar nombre al álbum doble que los llevaría a ser en los 80’ “la única banda que importa” en el mundo. En cuanto a la portada, se reduce al momento en que Paul Simonon rompe su bajo en una presentación en Nueva York meses antes de que saliera a la luz el disco. La encargada de inmortalizar el momento del bajista fue Pennie Smith quien dijo que la toma no era buena en cuanto a lo estrictamente técnico, pero Joe Strummer junto a Ray Lowry -que estaba a cargo del arte- dijeron lo contrario y escogieron como tipografía las mismas que ocupó William V. Robertson en la caratula del homónimo de Elvis Presley para lanzar la obra al estrellato. Incluso, la apreciación de Smith cambió radicalmente y años después mencionó que fue la “captura del último momento del rock and roll, la pérdida total de control”.

Para muchos siempre serán una suerte de segundo lugar en el punk del Reino Unido debido a que los Sex Pistols conservarán el cetro por ser los pioneros del movimiento. Incluso han sido catalogados, por un lado, de haber hecho que el punk fuese más melódico en vez de seguir la pauta imperante de destrucción y, por otro, de ser unos vendidos por poner la firma en una discográfica como CBS. El debate daría para largo, pero el énfasis debe ponerse en el análisis del cambio radical que realizaron los The Clash con el magnífico London Calling de 1979 y del giro que tomó, por qué no decirlo, el mismo punk con este trabajo.

Puede esperarse de todo por parte del magazine Rolling Stone y ello se puede reflejar en que sin pelos en la lengua eligió como el mejor disco de los ‘80 a la obra de los liderados por Jones y Strummer. Sí, leyó bien: el mejor disco de los ‘80, siendo que, precisamente, fue sacado con todas las de la ley el 14 de diciembre de 1979. Muchos de los entendidos sabemos que las publicaciones del magazine estadounidense siempre han tenido una connotación especial y plagada de polémicas a la hora de tildar qué larga duración es o no mejor que otro o cuál es el que debería ser elegido como obra máxima.

Sin obviar el foco central al cual estamos invitados, London Calling podría definirse como el éxito más grande de los Clash, pues en él se deja en evidencia que la creatividad de los integrantes sumado a las experiencias que se formaron debido a las curiosidades por tener entre sus sonidos el reggae y el ska, sin dejar de lado el rock and roll y por supuesto el punk, estaban llevándolos a dar un salto cualitativo y cuantitativo en la historia de la música.

Otro punto de inflexión también se sitúa en la dualidad que protagonizaron en las letras de cada canción Joe Strummer y Mick Jones. Todo ello dejado más que de manifiesto en la canción que da nombre al disco, donde la carga política, los eventos mundiales con referencia a las posibles catástrofes nucleares y la sátira son los elementos principales para dar el vamos a una batería de razones por las cuales el mundo debería tomar conciencia. Por ello, Strummer estuvo preciso para terminar el sencillo con una frase apocalíptica: “I never felt so much a-like…” (“Nunca sentí nada parecido…”).


“London is drowning / And I live by the river” (Londres se está inundando/Y yo vivo junto al río)

Sin embargo, a Paul Simonon no se le puede dejar de lado en este disco, pues fue él quien nos entregó una pieza musical y elegida por muchos como himno como la grandiosa ‘The Guns Of Brixton’ que tiene todos los condimentos del reggae para acompañar el descontento del pueblo de Brixton con acciones represivas que acontecían en la localidad por parte de la policía sumando la depresión económica y personificado en un ‘Rude Boy’. Cuando London Calling fue remasterizado, la obra de Simonon fue elegida como single para promocionar el álbum y siendo muy bien recibida por la crítica especializada.


“When the law break in / How you going to go? / Shot down on the pavement / Or waiting on death row? (Cuando la ley irrumpa / ¿Cómo te vas a ir? / ¿Abatido a tiros sobre la acera? / O ¿esperando en el corredor de la muerte?)

‘Spanish Bomb’ comienza nombrando a uno de los más grandes poetas de la historia como fue Federico García Lorca, ferviente opositor a Francisco Franco y que fue asesinado en circunstancias que todavía se siguen investigando a pesar de los impedimentos que ha puesto la derecha hispánica. “Spanish songs in Andalucia / The shooting sites in the days of ’39 / Oh, please, leave the vendanna open / Federico Lorca is dead and gone (Canciones españolas en Andalucía / Los sitios tiroteados en los días del ‘39 / ¡Oh!, por favor deja la ventana abierta / Federico Lorca está muerto y se ha ido).”

También es un homenaje a los que defendieron el Frente Popular español en la Guerra Civil Española donde el bando dirigido por Franco triunfó e impuso la dictadura que imperó desde 1939 hasta su fallecimiento en 1975. La única falencia que se le ha criticado a la canción ha sido la mala traducción que le dieron a las frases españolizadas que incluyeron y que por razones obvias carecen de sentido lógico.

“Spanish bombs, yo tequierro y finito / Yote querda, oh mi corazon / Spanish bombs, yo te quierro y finito / Yo te querda, oh mi corazon (Bombas españolas, yo te quiero infinito / Yo te quiero, ¡Oh!, mi corazón / Bombas españolas, yo te quiero infinito / Yo te quiero, ¡Oh!, mi corazón).

‘Train In Vain’ que no aparece en el listado oficial del disco y no es del por qué no fue incluida inicialmente, pues una de ellas narra que sería la promoción en solitario del disco bajo la dirección de la New Musical Express (NME), pero que su autor, Mick Jones se negó a último momento debido a que la consideró demasiado buena para que estuviese ligada al pasquín que se edita desde los años ’50 y que tuvo uno de sus periodos más populares justamente cuando el punk estaba en la palestra, otra interpretación sugiere que el sencillo era demasiado pop y es por ello que comenzaron a sentirse más fuertes los roces entre Jones y Strummer. Sin embargo, la canción no contiene los condimentos que dieron a los Clash su categoría y su sentido se torna por muchos momentos melodramático, y por ello y por un sinfín de motivos más, fue elegida para que Joseph Gordon-Levitt la cantara – casi desgarrado de amor- en un karaoke en la cinta de Marc Webb (500) Days of Summer.

“Did you stand by me / No, not at all / Did you stand by me / No way (Te quedaste conmigo / No, para nada / Te quedaste conmigo / De ninguna manera).”

Ad portas de cumplir 35 años desde su lanzamiento, London Calling sigue siendo pieza fundamental para todo aquel que desea escuchar algo con un estilo musical variado, con un pensamiento diferente y una crítica mordaz hacia la elite y la clase dirigente. El material de los The Clash que se posiciona como su tercera placa de estudio nos hace profundizar en nuestros ideologías y reflexiones y nos hace, a la vez, cuestionarnos si la frase de Joe Strummer “I never felt so much a-like…” (“Nunca sentí nada parecido…”) es tan disímil hoy a lo que sucedía décadas atrás en el mundo.

Por Bastián Cifuentes A. 

Comentarios

Loading Facebook Comments ...