Steven Wilson en picada contra Greta Van Fleet: “Son imitadores de tercera”

steven-wilson-en-picada-contra-greta-van-fleet

El líder de Porcupine Tree se fue con todo en contra de la joven banda de Michigan

La irrupción de Greta Van Fleet sigue dando que hablar, el rápido ascenso de los de Michigan les ha traído tantas loas como críticas. Mientras iconos del rock como Slash o el mismo Robert Plant han tenido buenas palabras para la joven banda, esta vez ha sido Steven Wilson, una autoridad dentro del rock progresivo, quien se ha referido a ellos y en no muy buenos términos.

Steven Wilson se entrevistó con un podcast europeo y no tuvo empacho en referirse a Greta Van Fleet como “una versión boy-band de Led Zeppelin ” o “una banda de tercera”.

 “Creo que son absolutamente abismales. Creo que son terribles. Creo que es una broma”, dijo Wilson. “Tocan esta imitación de tercera clase de Led Zeppelin, realmente pobre, pero son guapos y han tenido toda la ayuda de los medios de comunicación, de toda la máquina comercial, con eso han podido llegar a una audiencia masiva casi de la noche a la mañana tocando música de tercera categoría” y sentenció: “No creo ni por un minuto que alguien recuerde quiénes son en 10 años”

Wilson luego se moderó un poco, admitiendo: “Tal vez demuestren que estoy equivocado y se conviertan en una buena banda y hagan un buen disco, pero el punto es que, en este momento, no lo son. Son como una versión boy-band de Led Zeppelin “.

Duras palabras las del músico británico, pero como sea, tendremos la posibilidad de ver la calidad de Greta Van Fleet en vivo y por partida doble, ya que se presentan en Lollapalooza y en el Caupolicán, sideshow que ya está agotado.

Mira también:

Steven Wilson en Chile: Progresiva Sinestesia

“Por petición exclusiva del artista, les solicitamos no hacer fotografías ni grabar el show. Disfruta del espectáculo”. Con este mensaje eran recibidas las miles de personas que colmaron el Teatro Caupolicán para el regreso en gloria y majestad de Steven Wilson. Y así fue. Nada de selfies y fotografías que interrumpieran la visión. Solo compenetración y sentidos alineados para lo que fue la noche más redonda del inglés en Chile.

Un collage de imágenes con distintas palabras que partían desde la mentira hasta la verdad comenzó a calentar el ambiente del coliseo capitalino. Y con “To The Bone” el público explotó y se dio el vamos al concierto, que tuvo algunos problemas de sonidos en los primeros dos minutos, pero que la producción supo arreglar en el momento justo. La catarsis en la que nos sumergió Wilson en la introducción, que dicho sea de paso, nuevamente estuvo descalzo, presagió que la noche sería brillante.

“Nowhere Now” siguió a la canción que da título al quinto disco del productor y a la propia gira y con una impecable puesta en escena se mostró en la parte trasera del escenario el video grabado en el norte de Chile. Un espectacular aliciente para el público nacional que disfrutó de las imágenes grabadas en el desierto de Atacama a través de la banda sonora del ex Porcupine Tree.

El británico sabe hacer un buen negocio con su música y puede recorrer un espectro muy amplio con ella. Con “Pariah” y la voz de Nine Tayeb de fondo, demuestra su capacidad incalculable de hacer una armonía y concordancia para sus seguidores para luego deleitarse con la futurista Regret #9 y la explosión de una antigua conocida de Porcupine Tree: “The Creator Has a Mastertape”. No obstante, Wilson no estaba solo para tocar sino que también para hacer reír y eso lo demostró con sus diferentes frases en las cuales pidió que los asistentes no estuviesen sentados: “de pie”, aclamó y como si fuese al unísono todos estaban precisamente de pie escuchando al vocalista para demostrar por qué es uno de los mejores haciendo rock progresivo. La primera mitad abordó mucho de su reciente trabajo donde destacó muy bien la banda que lo acompaña pero con una lograda y aplaudida presentación de su guitarrista Alex Hutchings y el tecladista Adam Holzman (sí, el mismo que ha trabajado con Miles Davis en más de alguna ocasión). 15 minutos de descanso y se venía el segundo tiempo de una larga velada, en donde hasta un gato se paseó por el escenario para luego perderse cerca de donde se encontraba el bajista Nick Beggs.

“Arriving Somewhere But Not Here” de su ex banda encendió nuevamente el Caupolicán que parecía una caldera en esos momentos. El volver a tocar esa canción de Porcupine nos recordó esa bella época donde Pink Floyd daba cátedra al mundo de cómo era ser precisos, virtuosos e inteligentes en la música. “Chicos, esta es una Fender del 63. Sí, parecida a la de Clapton. Miren, tiene distorsión”. La gente sonríe, pero el mensaje atacaba directamente a muchos jóvenes que han dejado de lado la guitarra para hacer otro tipo de música. Los asistentes, se preguntaban por qué está tan contento Wilson, siendo que en otras ocasiones fue más cauteloso a la hora de entablar una relación con su público. Sin embargo, la respuesta era evidente, los chilenos son los más fanáticos del mundo según dicta el Spotify del londinense.

¿Abba o Beatles? ¿Bowie o Prince? ¿Quiénes son más pop? Wilson dejó las interrogantes y nos vuelca a otro estado con “Permaniting”, una de sus canciones más pop que ostenta su último larga duración y que repletó de colores el reducto ubicado en San Diego. La sonrisa y las muestras de agradecimientos se dieron durante todo el concierto, dando mucho espacio para que fuese un show íntimo. Wilson sabe cómo calcular los momentos de éxtasis y con ello llegó el momento para que “Lazarus” de PT fuese coreada a más no poder. Ya que no se permitía el uso de celular u otro artefacto tecnológico para captar el momento, se dio un instante de gloria para aquellos que disfrutan de un concierto, como se dice en buen chileno: “a la vieja escuela”.

En tres horas de concierto, Steven Wilson y compañía nos sedujo con su rock progresivo, baladas y pop. El británico estuvo brillante en cada momento y su banda no fue solo un acompañante sino que supieron ser responsables y protagonistas para convertirse en un solo único. El show, para muchos de los presentes, ha sido el mejor que ha dado en Chile ya que exhibió potencia y emotividad. Fue desde Led Zeppelin y Deep Purple hasta Pink Floyd y Bowie. Wilson sabe condensar sus gustos y con ello crear algo nuevo que nos hace volar y sumergirnos en un trance de melodías. Sin más letras y palabras, la sinestesia del inglés es emotiva y explosiva. Fin.

Por Bastián Cifuentes

Setlist:

El regreso de Steven Wilson: La consolidación de un romance con Chile

Steven Wilson ha tenido una carrera prolífica dentro del rock progresivo desde su proyecto Porcupine Tree, que comenzó como una parodia a las bandas de rock de los 70 como Yes, King Crimson o Genesis. Sin embargo a finales del siglo pasado llamó la atención de la industria musical y comenzó a tomar identidad propia, pero no conforme con eso el multifacético músico inglés ha colaborado en distintos proyectos como Blackfield o Storm Corrosion y se ha dedicado a producir obras como el célebre “Blackwater Park” de Opeth, “We’re Here Because We’re Here” de Anathema y la interesante banda hebrea Orphaned Land. Además, como fanático del sonido envolvente cuadrafonico Wilson ha realizado fieles remasterizaciones a discos clásicos para Jethro Tull, King Crimson, Yes, Emerson, Lake & Palmer y Camel, entre otros.

Desde 2008 pone en pausa Porcupine Tree centrándose más en su carrera solista la cual ha recibido excelentes críticas por discos conceptuales como “The Raven That Refused To Sing” (2013) y “Hand. Cannot. Erase” (2015), sin embargo su último álbum “To The Bone” (2017) ha recibido críticas mixtas debido a su sonido más accesible y pop (…de los 70 u 80) del cual el propio Steven ha dicho que se inspiró en sus ídolos David Bowie y Prince.

La relación entre el artista y Chile es bastante especial y recientemente en una entrevista con Sonar FM se le informó que la ciudad donde su música tiene más oyentes en Spotify es Santiago de Chile (8.400 mensuales) por encima de Estambul, Londres, Oslo o México DF. El ex Porcupine Tree dijo lo siguiente: “¡Es asombroso! No tenía la menor idea, aunque no estoy del todo sorprendido. Sé que tengo muchos fans en Santiago y conozco lo apasionados que son. De todos modos, no deja de maravillarme ¡Ahí lo tienen!”

Otra prueba de la pasión de Wilson por Chile es que el video de su último sencillo ‘Nowhere Now’ fue grabado en el desierto de Atacama en la Región de Arica. Sobre sus fans chilenos dijo: “Cuando fui a Chile por primera vez, fue bastante tarde en mi carrera. Si no me equivoco fue en el 2012. Lo curioso es que incluso entonces me encontré con gente que llevaba escuchando mi música por allá desde hace 15, 20 años. O sea, básicamente fui gradualmente construyendo una fanaticada en Chile sin siquiera saberlo. Alguna noción tenía de que personas me seguían ahí, con esto de las redes sociales, pero no imaginaba que mi música podía significar tanto para la gente allá. Ahora es casi mi misión volver a Chile cada vez que puedo”.


“He estado en lugares extraños en mis viajes, pero este debe ser el más raro de todos, un cementerio ‘fantasma’ abandonado en el medio del desierto de Atacama en Chile. Las palabras no alcanzan a describir el sentimiento”

“En locación de la filmación del video para una de las canciones del próximo disco, a 5 mil metros sobre el nivel del mar en el centro de investigación astronómica en el desierto de Atacama, Chile. Igual que Duran Duran de 1983, pero sin los tigres. O las supermodelos”

Steven Wilson se presentará nuevamente Chile este 23 de mayo en el Teatro Caupolicán


Por Alain Villarroel

Steven Wilson regresa a Chile en Mayo de 2018

sw

Es verdad. No podía pasar otro año sin que tuviéramos al maestro Steven Wilson de regreso en Chile. El genio retorna de la mano de su nueva placa “To the Bone”, que ha tenido excelentes críticas a través del globo y que viene a reconfirmar su gran gusto por estos lados, anotando ya otro show más de la seguidilla de visitas en torno a sus lanzamientos durante los últimos cinco años. La cita es el miércoles 23 de mayo en el Teatro Caupolicán.

La venta de entradas desde el 3 de noviembre a través de Ticketek Tiendas Hites y otros puntos de venta habilitados. Sin cargo en Comunidad de las Artes (Providencia #1266 – 10:00 a 19:00 hrs).

Valores:
Primeras Filas – 70.000
Platinium – 62.000
Palco B, C, D, E – 60.000
Golden – 52.000
Silver – 42.000
Platea Central – 34.000
Galería Lateral – 30.000

Galería General – 26.000


Actualización 14.05:
Solo quedan entradas para galería

Cancionero Rock: “Hand. Cannot. Erase”- Steven Wilson (2015)

steven-wilson-hand-cannot-erase

Steven Wilson nos ha demostrado tanto en su carrera en solitario como en sus proyectos paralelos que goza de las historias sórdidas. Tras esa mente compositora maestra y tan profesional también se esconde un cierto morbo en él por estas historias oscuras, de desapariciones, de muerte, fantasmas y del túnel oscuro por el que todos supuestamente pasaremos, algo que se ha tornado casi en una obsesión en el músico.

Para su disco de 2015 la excepción no estuvo presente, pues dentro del concepto del álbum va contando la historia sorprendente de Joyce Carol Vincent, una mujer británica que fue encontrada muerta a sus 38 años en su departamento tras dos años de haber sucedido su fallecimiento, tiempo en que nadie se percató, ni la echó de menos, ni se preocupó de su desaparición. Lo curioso, y que llamó más la atención de Wilson-que profundiza bastante en el disco con respecto al tema-es que no se trataba de una mujer cualquiera o de poco círculo social, sino que todo lo contrario, era una mujer exitosa, con familia, con amigos y hasta atractiva.

“La historia básica, o el concepto del disco – es sobre una mujer que crece, que va a vivir en la ciudad, muy aislada, y ella desaparece un día y nadie lo nota, y hay más que eso. Interesante sobre esta historia es que tu reacción inicial cuando escuchas una historia como esa es: ‘Ah, es la típica señora vieja de las bolsas que nadie nota, que a nadie le importa.’ Pero Vincent no era así, era joven, popular, atractiva, tenía muchos amigos, tenía familia, pero por cualquier razón, nadie la echaba de menos durante tres años” contaba el músico en una entrevista previa al lanzamiento del disco.

joyces

Con respecto a su muerte, los vecinos habían asumido que el piso donde vivía estaba desocupado y el olor del tejido corporal en descomposición se atribuyó a los contenedores de basura cercanos. Los drogadictos frecuentaban el área, lo que puede explicar por qué nadie cuestionó el ruido constante de la televisión. La mitad de su renta fue pagada automáticamente al Metropolitan Housing Trust por las agencias de beneficios, por ello los funcionarios principales creían que ella todavía estaba viva. Sin embargo, durante dos años la renta sin pagar se acumuló, y los funcionarios de vivienda decidieron recuperar la propiedad. Su cadáver fue descubierto el 25 de enero de 2006 cuando los alguaciles irrumpieron en la casa. La televisión y la calefacción todavía estaban funcionando debido a sus cuentas que eran continuamente pagadas por los pagos automáticos del débito y las condonaciones de deuda, pero ella estaba muerta, aun vestida, en estado de putrefacción y hasta con unas compras navideñas en una bolsa, lo cual predijo que había sido en vísperas de navidad de 2003, lo cual fue más aterrador y sorprendente aún.

Wilson, aunque hace una versión algo ficcionada de Joyce en el disco, pone sobre la mesa el tema de lo aislados emocionalmente que podemos llegar a estar, aunque aparentemos al mundo estar muy bien, sobre todo en este círculo global en donde la tecnología y las redes sociales nos rodean con una especie de falsa estabilidad social, amistad y compañía a veces. A pesar de estar completamente rodeados de un entorno que aparenta equilibridad emocional, cariño y refugio, la soledad puede llegar a ser tan mortífera como la de Joyce.

Por Patricio Avendaño R.

Cancionero Rock: “Blackest Eyes”- Porcupine Tree (2002)

porcupine-tree-in-absentia-2002

Una extraordinaria canción para abrir su discazo “In Absentia”, hasta el día de hoy reconocido como una de sus grandes placas, de una discografía bastante extensa y evolutiva, y una de las buenas responsables que la banda del genio Steven Wilson esté dentro de las más destacadas por su innovación en el género rock en las últimas décadas.

Pero esta canción, dentro de su fuerza y grandes melodías esconde la siniestra historia de la mente de un asesino en serie, bajo una especie de poesìa oscura donde el pasado, presente y futuro del criminal están contados en sus versos. Se dice que fue inspirada en Ted Bundy, el despiadado serial killer estadounidense, de buena familia y profesional, pero que se fue a la silla eléctrica en 1989 tras cometer más de 100 violaciones y asesinatos y confundir a la policía con pistas inconexas.

Es extraña porque en cierta forma es optimista, ya que se toma desde el punto de vista del asesino desquiciado, al que todo lo que hace le parece normal. Acá Wilson trata de encontrar cordura en el caos de la mente del asesino y darle sentido el fenómeno de estas personas, que ven belleza en sus actos. Si subimos el volumen, se escucha una segunda capa de voces con una voz más rasposa y profunda. Esta es una especie de la verdadera voz oscura del asesino en serie representada. Su estructura contiene frases macabramente geniales como “it’s so erotic when your makeup runs…” (“Es tan erótico cuando su maquillaje corre”) que se refiere a la víctima llorando ante sus ojos. Sin embargo, para la mente retorcida del asesino en serie, es una vista hermosa y erótica.

“A mother sings a lullabye to her child/Sometime in the future the boy goes wild/And all his nerves are feeling some kind of energy

Con estas primeras frases va contando el proceso evolutivo de la mente siniestra, creciendo con un síntoma enfermizo en la cabeza que luego canaliza con una especie de energía asesina y sexual.

Es una canción cantada y tocada maravillosamente para mostrarnos como ven los ojos del asesino, con una letra corta pero que dice mucho. Tan solo otra de las genialidades de Wilson, que siempre ha estado muy interesado en este tipo de temáticas.

Por Patricio Avendaño R.

La belleza de la tristeza en ‘Routine’, el nuevo video de Steven Wilson

rout

Una de las buenas canciones del nuevo álbum de Steven Wilson sin duda que es ‘Routine’, que cuenta con la soberbia voz de la cantante israelíta Ninet Tayeb y a la cual él mismo le ha tomado bastante aprecio, como queda claro en el mensaje que adjuntó en el video animado subido a su cuenta de YouTube Oficial y que dice algo más o menos así:

“Entre los cientos de canciones que he escrito en los últimos años, ‘Routine’ tiene un lugar muy especial. Es una historia profundamente triste acerca de la pérdida y la negación, pero su conclusión es que las nubes de disipan y hay aceptación por lo menos. Después de haber trabajado con ella en 3 videos anteriores, sabía que tan pronto que la escribí era perfecto para Jess (Cope,directora) y que iba a hacer algo increíble con esto. Incluso entonces nada me preparó para la belleza orgánica y el poder de la película que hizo, un trabajo minucioso de amor que le llevó meses para producir. Cuando tocamos la canción en vivo miro hacia el público e imagino a la gente arrastrados por la emoción en la combinación de música y animación. Encontrar poesía y belleza en la tristeza es algo maravilloso que creo que pasa”- Steven Wilson

‘Routine’ habla de la soledad y es parte del concepto de “Hand. Cannot. Erase”, su nuevo disco que estuvimos comentando a fondo en nuestro sitio.

Steven Wilson confirma nuevo concierto en Chile

WILSON

Tras la demanda de su primer show agendado en el Teatro Cariola, el maestro de Porcupine Tree y un sinfín de proyectos más como Grace for Drowning y Blackfield entre otros, Steven Wilson, ya agenda un segundo show en nuestro país, para el 9 de mayo, es decir, un día después de su primer concierto del 8 que ya se agotó.

La localidad sigue siendo la misma, donde vendrá a presentar su disco que está a la puerta del horno: “Hand. Cannot. Erase”, que abarca un concepto basado en el documental “Dreams of a life”, que trata de una joven que quiere independizarse y decide irse a vivir a la ciudad, donde muere y nadie se da cuenta de su muerte después de tres años, conservando su estilo algo obsesionado con el misterio y factor espectral, que ha lucido tan bien en sus puestas audiovisuales que sin duda apoyarán este par de nuevos conciertos en Chile.

Entradas a la venta a partir de mañana (04 de febrero) vía Puntoticket  y acá te dejamos los valores: 

PREVENTA (Agotada para el segundo día, sólo válida para el tercero)

Primeras Filas: $55.000 (numerada)
Cancha golden: $40.000 (numerada)
Cancha numerada: $30.000 (numerada)
Platea: $25.000

VENTA NORMAL
Primeras filas: $60.000 (numerada)
Cancha golden: $45.000 (numerada)
Cancha numerada: $35.000 (numerada)
Platea: $29.000

ACTUALIZACIÓN 27/03/2015: 

Se confirma tercera fecha, la cual será el 10 de mayo en el mismo recinto. Los valores se mantienen tal cual para la primera y segunda fecha. Primer día agotado.