«La música es nuestro cordón sagrado»: Entrevista con Elysian Fields

«La música es nuestro cordón sagrado»: Entrevista con Elysian Fields

Elysian Fields es un dúo que, con el paso de los años, ha podido desmarcarse de la mejor forma de la etiqueta del trip-hop a través de exploraciones musicales ligadas a distintos géneros musicales, como el art rock, el blues, el indie y la música tradicional de algunas zonas del mundo. Nunca han dejado de lado la sensualidad que los caracteriza, así como los distintos matices que se pueden encontrar en sus líricas, con letras introspectivas narradas por medio de historias completamente detalladas. Su discografía es extensa luego de llevar 20 años de carrera, y hace poco se complementó con un nuevo lanzamiento titulado «Once Beautiful, Twice Removed» (editado a través de Ojet Records).

Pudimos conversar con Jennifer Charles (artista que ha podido trabajar junto a Mike Patton de Faith No More en Lovage) y Oren Bloedow (músico que ha podido colaborar con proyectos como Chocolate Genius y ser parte además de proyectos teatrales) acerca de este nuevo trabajo, su proceso creativo y su relación con Sudamérica.

-«Once Beautiful, Twice Removed» es su nuevo álbum luego de un receso de dos años, y reúne todos los elementos sonoros que los caracteriza como banda. ¿Cómo experimentaron el proceso de composición y grabación de este nuevo trabajo? ¿Sintieron que las canciones fluyeron de mejor manera ahora que hay menos restricciones respecto al Covid?

Jennifer Charles: Bueno, la verdad es que el periodo en que el Covid se descontroló fue muy fructífero para mí en términos compositivos. Escribí dos discos con Thomas Bartlett (proyectos paralelos que aún no se publican) y, cuando se flexibilizaron las restricciones, Oren pudo reunirse con más frecuencia y terminamos el disco nuevo. Pero, normalmente, estamos componiendo todo el tiempo. Es lo que hago cada semana, esté de gira o no, o si es que estoy de vacaciones; cuando sea. Dejo que salgan mis ideas, y por lo general se van desarrollando con el tiempo. Por eso, mientras estemos de gira promocionando Once Beautiful, de seguro compondremos nuevas canciones en el transcurso.

-En canciones como «Elegance To Forgetting,” «Gone South,” o «Alone In The Desert” se siente a la guitarra acústica como un elemento principal (a diferencia de, por ejemplo, canciones de otros discos como Bum Raps & Love Taps o The Afterlife donde el piano tenía más predominancia). ¿Cómo le dan forma a la instrumentalización de sus canciones? ¿El proceso comienza en sus cabezas primero o bien van probando distintos instrumentos para determinar qué funciona mejor?

Oren Bloedow: Sí, es verdad. Tenemos que encontrar los sonidos adecuados para el ambiente que proyectamos. Las cuerdas de acero y las guitarras eléctricas -tocadas de la forma correcta y sin exagerar su sonido- evocan los lugares de los que escribimos, por lo que es natural comenzar con una guitarra. Aún así, “We’ll Get There Yet”, “Road Trip” y “Pack These Boxes” son canciones que comenzaron en el piano.

Jennifer Charles: Por lo general, el comienzo (primeras ideas) de las canciones comienza en mi cabeza -líricamente-, al igual que las melodías que canto. Traspaso estas ideas a cuadernos, o bien las grabo en mi celular. Luego, nos reunimos con Oren y le damos forma, por lo que todo se desarrolla sobre la marcha. Analizamos qué necesitamos instrumentalmente para cada canción. Al momento de grabar este disco sabíamos que queríamos demasiadas guitarras. Pero cada canción dicta sus propias necesidades.

-Como siempre, las canciones de este nuevo álbum tienen una narrativa lírica llena de detalles que permiten al oyente imaginar escenarios de una forma muy clara (de hecho, y personalmente, siempre he asociado el tomar atención a sus letras a acciones como mirar un cuadro, o leer un libro). Hay referencias a los sueños, la muerte, viajes y lugares como el desierto. ¿Las letras de estas canciones nacieron de algún concepto en particular, un acontecimiento que sirviera como inspiración o una mezcla de ambas?

Jennifer Charles: Bueno, ¡muchas gracias por ponerle atención a las letras! Son importantes para mí. Quiero que las palabras puedan pintar cuadros. Que puedan transportar al oyente, y que quizás reflejen/hagan resonar sus propios mundos internos. Si las letras son la criatura misma, entonces la música puede ser sus alas: lo que hace que la criatura vuele. Una canción debe ser capaz de despegar, de lo contrario estará siempre atada a la tierra. Este es un álbum conceptual. Siempre fue un disco para escuchar en la ruta. Pero todo acerca de lo que escribo, ya sea un concepto o una inspiración, son cosas que conozco.

-En una época donde el formato single y los EP’s se explotan con frecuencia, ¿Qué los motiva a seguir componiendo discos de larga duración? ¿Creen que es la mejor manera de expresar su proceso creativo?

Jennifer Charles: Crecí cuando el formato “álbum” era el rey. Al menos lo era para mí. Siempre le he tenido un profundo respeto, por lo que grabar discos es algo muy significativo para mí. Es toda una experiencia; como ir de viaje o ver una buena película. Preferiría ver una película en vez de alguna atracción novedosa. Quizás sea una mala analogía. Con esto no estoy diciendo que no haya un lugar para los singles o EP’s. Si tuviera demasiado dinero, sería entretenido hacerlos. Trabajos que puedan defenderse por sí solos, alejados de un universo más grande. Encuentros de una noche. Pero profundizar es lo mío. Un encuentro de una noche que te persiga…eso sí que es algo.

-Actualmente están en una gira que los llevará por algunos países de Europa. Canciones como “Lucid Dreaming” (mi favorita del disco) o “Road Trip” tienen un formato banda. ¿Hay más personas en el escenario o sólo están tocando ustedes dos?

Oren Bloedow: Hasta ahora hemos tocado el set de la gira como un cuarteto. Pero somos flexibles. Cuando tenemos más amigos alrededor, ¡podemos ponerlos a trabajar! En lo que llevamos de gira hemos tocado sólo canciones nuevas más algunas clásicas para el encore. Probablemente nos quedemos así porque lo hemos disfrutado mucho.

Jennifer Charles: Hemos disfrutado demasiado tocar nuestro nuevo disco completo.

-En el 2020 nos enteramos del lamentable fallecimiento del productor neoyorquino Hal Willner, a quien dedicaron su canción “Shelter In Place”, publicada ese mismo año. ¿En qué aspectos de su música, percepción del arte y flujo de trabajo podemos ver reflejada la influencia de Hal?

Jennifer Charles: Hal era un amigo especial y lo extraño demasiado. ¡Era un ser tan brillante y original! Mira, el negocio de la música es bastante asqueroso y ridículo, como la mayoría de los negocios. Pero Hal era siempre igual, tanto dentro del mundo de la música como también afuera, y eso es algo que no se ve mucho. Nos acogió desde que comenzamos con la banda, nos apoyó, y siguió apoyándonos sin importar lo poco populares que fuéramos para “el negocio”. Hal tenía oídos. Era un artista y pensaba como tal. Fue capaz de unir mundos y sonidos dispares, como lo hacen los grandes artistas/compositores/directores/escritores. Era un visionario. Nuestras mentes se parecían en muchos aspectos, y compartimos la sensibilidad de muchas formas. No lo olvidaré. Su forma de acercarse al trabajo y confiar en una visión sin importar los detractores son enseñanzas que intentaré llevar conmigo siempre.

-Llevan tocando como Elysian Fields por más de veinte años, pero aún no visitan Sudamérica. ¿Les gustaría tocar en Chile o en algún país vecino? ¿Hay algún artista sudamericano que les guste o inspire?

Jennifer Charles: ¡¿Estás bromeando?! Nos ENCANTARÍA ir a Sudamérica. Sé que amaría Chile. ¡Tengo demasiadas ganas de tocar allá! En cuanto recibamos una oferta de algún promotor, iremos. Vendemos muchos discos en Sudamérica. Pero lo que es sorprendente, más que llevar tocando tanto tiempo, es que durante todos estos años, NUNCA nos ha invitado algún promotor, o festival, o teatro para tocar allá. Ni siquiera una vez. El motivo por el que vamos a Europa es porque nos invitan. Somos como ese niño que nunca invitan a la fiesta de cumpleaños cuando nos referimos a Sudamérica. Pero el lugar me ha inspirado desde hace mucho. Suena extraño, pero es un lugar que me habla. Quizás porque fui concebida en Brasil.
De los artistas que me inspiran y que puedo mencionar sólo de Chile: Nicanor Parra, Roberto Bolaño, Neruda… Me encanta Isabel Allende. ¡Jodorowsky! Qué sueño sería el poder trabajar juntos.

-Tras llevar tocando juntos durante tanto tiempo, ¿Qué buscan proyectar a través de su música en cada nuevo lanzamiento y qué los motiva a seguir tocando?

Oren Bloedow: Creo que es un proceso sin fin. Si sólo te dieras el tiempo de plasmarlas, te darías cuenta que tienes más ideas de proyectos, canciones, discos, títulos y riffs de los que nunca podrás terminar. Por eso hay tantos artistas que son adictos al trabajo, como Prince. Saben que al final no pueden seguir el ritmo. No es necesario el tener un destino en mente. Las ideas, los motivos y los estados de ánimo (como sea que veas los elementos de tu obra) te dicen dónde quieren ir, y es tu trabajo el llevarlas ahí de la mejor forma que puedas.

Jennifer Charles: Bueno, la palabra motivar no viene al caso. No estoy particularmente motivada a hacer muchas cosas. Es el mismo instinto para dormir o abrir mis ojos en la mañana, para amar, comer, descubrir, alimentar animales o para hacer sonidos. Por lo general me gusta hacer los sonidos que escucho dentro mío; tener estos sonidos, estas palabras y conectar con otros seres es algo emocionante. Todos estamos conectados. La música es nuestro cordón sagrado. ¿Quién no tiene ganas de volar?

“El verdadero problema de la filosofía es quién lava los platos” – Nicanor Parra (Por suerte mi marido no me hace contestar esa pregunta).

«Once Beautiful, Twice Removed» también se encuentra disponible en el Bandcamp oficial de la banda para descarga digital y compra en formato físico.

Javier Bravo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.