Mujeres y Música: Un espacio de resistencia, reflexión, amor y contención

Mujeres y Música: Un espacio de resistencia, reflexión, amor y contención

Otro 8M donde la reflexión se transforma en una trinchera de lucha, otro frente más donde las mujeres y disidencias queremos avanzar de manera profunda en cambios hacia una sociedad más equitativa, paritaria, inclusiva y respetuosa. Abrazamos la esperanza el día que nos enteramos que nuestras compañeras y personas gestantes de Colombia lograron la despenalización del aborto luego de años de lucha incansable; una noticia que nos llena el corazón y nos permite creer que finalmente podremos decidir en libertad sobre nuestros cuerpos. Sin embargo, a semanas de diferencia nos enteramos del desolador panorama argentino, en el cual seis hombres abusaron en masa a una joven en plena luz del día, sin miramientos, sin cuestionamientos, sin culpas, ni remordimiento. 

No es exageración decir que el mundo se detiene para las mujeres cuando nos enteramos de atrocidades como la ocurrida en Argentina recientemente. El estómago se aprieta y el corazón pareciera dejar de latir. Con sabor amargo pensamos en la impotencia y frustración que este tipo de actos nos generan, porque a pesar de la eterna lucha por dejar de ser marginadas socialmente, y conseguir nuestra completa libertad (esto es, dejar de ser dominadas), se nos enrostra una y otra vez que el problema aún está lejos de ser resuelto. Porque vivimos en un mundo que constantemente trivializa estas aberraciones. Seguimos en las profundidades de una cultura que aún normaliza la violación, aquella que cosifica a las mujeres, aquella que calla y encubre -e incluso descaradamente-, llegando a inculpar a quienes han experimentado el abuso sexual en primera persona. Jamás hemos parado de alzar la voz y en ello hemos aprendido a protegernos entre nosotras, porque hemos aprendido a vivir con el miedo constante a que nuestras vidas están en peligro, porque el sistema cis-heteropatriarcal nos deja en el más puro abandono. 

Luchamos día a día frente a una legislativa indolente, victimizante, paternalista y abusiva que perpetúa un sistema jerárquico y excluyente en el que la cultura machista es parte importante del carácter de nuestra sociedad. Históricamente, las mujeres hemos tenido que batallar en un mundo que desde los inicios nos ha presentado trabas. Desde el ámbito musical, y más específico desde el rock, el panorama ha sido igual de desolador. No podríamos negar la inmensa carga de virilidad con la que inicialmente se vanagloriaban gran parte de los pioneros del rock’n’roll, confortablemente acostumbrados al estereotipo convencional de feminidad y sumisión. Es allí cuando nacen figuras claves, como Janis Joplin, Joni Mitchell, Joan Baez, Tatiana Shmaylyuk, quienes llegaron a remover los aires y subvertir la imagen prototipo de mujer. Atrevidas y luchadoras, decidieron expresarse desde lo más profundo para redefinir la identidad femenina y dejar con ello un legado a nuevas generaciones de mujeres talentosas, ávidas por continuar la lucha por la igualdad de género. Desde Madonna, Britney Spears, Lady Gaga, en el pop, que no podemos obviar, hasta Billie Eilish, todas han tenido algo que decir. Porque en esta tarea, el granito de arena que cada una de ellas ha aportado, ha servido para demostrarle a todo el mundo que el papel de la mujer en la música ha sido significativo. Que lo hayan querido minimizar, es otra cosa. Hoy en día, la explosión de nuevos talentos femeninos ha sido impresionante y ello sólo refleja el control y determinación que ellas han tomado. El papel de las mujeres es y será esencial para comprender el sonido del siglo XXI. 

Es por esto que este 8M queremos dar espacio a todas las mujeres que han hecho de la música y esta sociedad un espacio de resistencia, reflexión, amor y contención. Creemos fuertemente en que el respeto y la sororidad sean las bases estructurales de un mundo y un Chile abierto y equitativo. El feminismo trasciende los espacios transformando en político, todo contexto en el que se esboce revolución tanto en la tecnología, en la ciencia, en las artes y cultura. Abrazamos la esperanza desde la confianza a la lucha irrestricta contra un sistema heterocis-patriarcal, desde el miedo y la desconfianza, pero creemos en el poder de las mujeres y disidencias de hacer de este mundo, uno mejor. 

Nacion Rock

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.