My Arms Your Hearse: Oscuridad fantasmal para un clásico de Opeth

My Arms Your Hearse: Oscuridad fantasmal para un clásico de Opeth

Via Nación Progresiva 

My arms your hearse es el tercer álbum de Opeth y primero en contar con los muy estimados músicos de origen latinoamericano Martín Méndez (Bajo) y Martín López (Batería) y en las guitarras Peter Lindgren y por supuesto la mente detrás de la maquinaria oscura y folclórica de Opeth Mikael Åkerfeldt. Un álbum que continúa esta senda musical oscura inspirada e influenciada por el death y black metal de la época, en este trabajo las canciones son más directas y cortas a diferencia de su predecesor Morningrise. My Arms Your Hearse es uno de los discos más pesados y oscuros, acortando las transiciones acústicas y creando una temática acerca de muerte y fantasmas.

Opeth-Blackwater-Deluxe-15

Fue grabado en Gotemburgo, Suecia y lanzado en 1998, sería el último disco con el sello discográfico Candlelight. Tras problemas con Johan DeFarfalla y Anders Nordin, fueron despedidos por Akerfeldt por lo cual tuvo que tocar, escribir y grabar la mayor parte del material, además te tocar el bajo y los teclados. Martin López de Amon Amarth se unió y contribuyó en enormemente con el sonido de Opeth, sus percusiones fueron realmente impresionantes y hasta hoy se le recuerda por su increíble versatilidad y fuerza de ejecución, que fue exactamente lo que aportó.

En menos de una hora My Arms Your Hearse nos proyecta a la historia de un fantasma contada desde la perspectiva del mismo fantasma, quien recientemente falleció pero continúa amando a su mujer, el regresa en forma de niebla para seguir con ella causándole estragos. Prologue es solamente la introducción tanto del disco y la historia, con unos densos acordes de piano y la lluvia de fondo nos ponen en el ambiente y contexto histórico y une cabos con April Ethereal, que es la declaración de lo que en su totalidad es este trabajo, directo y pesado de inicio a fin, muy distorsionado y con un eco en la voz da comienzo, destaca el enérgico doble bombo y las sincopas en alguna sección cercana al final. Tiene un pequeño break acústico sutil que va de lo grandilocuente a la finita calma que nos conduce a un final fenomenal y catártico, la voz de Akerfeldt tiene un tratamiento un poco diferente, es más feroz allegada a las voces del Death metal. En la narrativa es el primer acercamiento del fantasma con su amada pero ella solo ve blanca niebla y es ahuyentada por esta misma. En su dolor el fantasma se refugia en un bosque esperando acercarse de nuevo con ella.

When, el tercer tema se conecta con April Ethereal y es de igual manera muy heavy pero con mayores transiciones acústicas, tiene segmentos brutales que no podrás eludir el headbanging y si hablamos de una historia de fantasmas el intro debe darte un susto. El fantasma trata de regresar a casa, recuerda los pasajes de su vida y cuando llega a su morada encuentra a su amada con alguien más, él se siente traicionado. Un punto a mencionar es que los nombres de las canciones se derivan de la última palabra de la canción anterior when termina con la frase “Sad Madrigal” lo que nos lleva a Madrigal, una pequeña canción de transición.

Opeth vuelve a Chile para presentarse en mayo

El quinto track es bestial y singularmente una de las canciones más subvaloradas de Opeth, “The Amen Corner” es muy técnica, distorsionada y con un solo de guitarra de gran toque que acompaña el dolor y enojo de nuestro protagonista quien tratará de vincularse emotivamente con su amada de nuevo, para ella el hecho de perderlo hace que se refugie en la religión por ello, el fantasma siente el alejamiento de su amor.

Esta furia y enojo emocional recaen en un clásico que no falta en sus presentaciones en vivo Demon of the Fall es épica y terrorífica a la vez, la modulación de voz es realmente espeluznante y la vibración por parte de las guitarras es asombrosa. Al tratar de cualquier modo de volver con ella recurre a espantarla y cazarla a como dé lugar, ella nunca lo ha traicionada solo es cumplir el ciclo y despedirse de él, sin embargo el no entiende el mensaje.

El break acústico que da pauta a ese fragmente eufórico, bastardo y memorable, lleno de agresión y ferocidad acompañada del “Demon of the Fall” es todo un suceso en la historia de Opeth. Credence en secuela cae en una cadencia relajada influida por el final de Demon of the Fall que va en bajada acústica, esta ambientación continua, arpegios de solemnidad y nostalgia se vibran al escucharlos.

Karma, cierra la narrativa del fantasma después de sus intentos de recrear la conexión con su amada cae en la cuenta de que es ya no es más un ser, alguien sobre la tierra, su destino es diferente, entendiendo su nueva situación regresa al bosque donde el siente que pertenece, ahora se ha transformado en un mito una leyenda de la que todos hablan, del fantasma que vaga por las densas nieblas entre los arbustos, maleza y árboles, con un grito de rendición Akerfeldt asienta y termina con contundencia el álbum.

My Arms Your Hearse solidifica el ascenso de Opeth, musicalmente contrasta un poco con el disco anterior al acortar y direccionar las canciones a un espectro más digerible, este trabajo ayudó a evolucionar el sonido y a acoplar a los nuevos integrantes Martín López y Méndez, que a la postre darían sus mejores composiciones musicales en los siguientes álbumes aunque sin duda My Arms es una joya oscura, densa y muy digerible para los fans. En ediciones posteriores el disco contiene dos geniales covers, “Circle of the Tyrants” de Celtic Frost y “Remember Tomorrow” de Iron Maiden.

Por Moises González.