Abrazando la polirritmia con estilo: Animal As Leaders- «Parrhesia» (2022)

Abrazando la polirritmia con estilo: Animal As Leaders- «Parrhesia» (2022)

Sumerian Records, 2022

Cuando se menciona el metal progresivo como concepto global, uno tendería a pensar en bandas insignes y veteranas como Dream Theater y Opeth que, de alguna forma lograron llevar el estilo a cierta masividad. ¿Hay ahora una falta de respeto a esas longevas bandas? No, pero cuando salen bandas del volumen de Animal as Leaders y que suelen llevar más allá el metal progresivo, las mencionadas bandas pueden quedar como una especie de AOR del estilo. Triste pero cierto.

Los americanos están en la palestra del metal progresivo hace ya tiempo -su primer disco homónimo data de 2009-, y aunque de progresivo aún queda y mucho, también podemos percibir la influencia aplastante de un Meshuggah inspirado, pero Animal as Leaders hace lo que Meshuggah aún no se atreve después de 25 años, matizan con sonidos a veces algo más amables, en desmedro de sonar a cada momento impactantes.

 Parrhesia suena como la clase teórica y práctica que deben tomar las viejas y nuevas generaciones de cómo tocar math, progressive metal, si es que se puede denominar así. En Chile, bandas como All Tomorrows, Octopus y Coprófago han desarrollado en su sonido esta misma propuesta, quizá no con la misma suerte que los americanos, pero si es un estilo que acá se conoce, y si hay que ser algo más estrictos parece ser un sonido destinado a las elites, ya que no es común ver festivales o “tocatas” con abundantes bandas de este tenor. Solo basta recordar el show que dieron los americanos en el Teatro Nescafé de las Artes en 2017 en el marco del ciclo Santiago fusión.

Abasi y Reyes sacan un desmedido brillo a esas guitarras centennials de siete u ocho cuerdas que sacan sonidos que ya no vemos ni oímos en bandas consagradas. Acá aún hay voluntad de hacer algo distinto. Garstka en la batería saca unos ritmos algo complejos de descifrar para quien escribe o para quien se quedó en que, un gran batero de metal es alguien como Lombardo o Hoglan. Las nuevas generaciones llevan siempre las cosas a un nuevo extremo, debe ser objeto de estudio en instituciones que se dedican a estudiar nuevos poliritmos, sin duda. Atención con las declaraciones del batero a Rock Zone Magazine:»-¿Hay algún tema del nuevo disco que ya estás sudando solo de pensar que tendrás que tocarlo en directo?» “Más de uno (risas). Hay partes de doble bombo que son súper complejas. Estoy haciendo todo tipo de ejercicios para prepararme. Pero va a ser una pesadilla (risas)”.

¿Metal de aula? Puede ser, pero el sello Sumerian se arriesga y en Parrhesia, la quinta placa de estudio de los americanos, emerge la sensación de que el metal progresivo puede sonar cada vez más técnico y cinematográfico en pleno 2022.

Por Nelson Silva A.

Nacion Rock

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.