Cancionero Rock: “Looks That Kill” – Mötley Crüe (1983)

Está muy claro que, sin llevarse el protagonismo total, uno de los que más escena tiene en la película biográfica que ha estrenado Netflix sobre Mötley Crüe es Nikki Sixx, y cómo no iba a serlo, pues es el principal escritor de las canciones más emblemáticas de la banda y su historia propia es bien singular. Sixx escribió sus partes en el libro en que se basó la película (The Dirt) cuando estaba volviendo de un infierno que casi se lo llevó al otro mundo por la heroína, pero sus conflictos internos empezaron desde muy niño, como queda claro en la primera parte del film.

Sixx fue abandonado por su padre natural, golpeado por sus padrastros y se inflingía heridas a propósito para acusar a su madre alcohólica, Deana Richards, en una dura realidad que se muestra de su personalidad adolescente. Sixx dejó todo, vivió en la calle y es cuando decidió armar la banda junto con empezar con los excesos. Luego de muchos años su madre vuelve a él gentileza de su mánager y es ahí cuando ella le pregunta: “escribiste esa canción sobre mí, ¿no?”. A lo qué él responde por cuál canción y para que ella responda “Looks That Kill”.

“Miradas que matan” sin embargo, no suena como una oda a su madre, aunque puede estar en el entrelineas de Sixx y no que sea una coincidencia haber metido ese momento en el film. En la escena el bajista la rechaza-nuevamente-como cuando lo hizo de niño. La letra habla más bien de una mujer salvaje, de mirada mortal y personalidad deslumbrante y peligrosa (burdamente mostrada en el video como una chica cavernaria), y en el papel se pensó como las chicas que se pudieron haber topado con la banda en plena etapa ochentera de sexo a destajo y fiestas como si no hubiera un mañana.

Ahora ella es a prueba de balas
Ella mantiene su motor limpio
Oh, y créeme, tú
Ella es la numero trece
El reloj marca la medianoche.
Ella se ve más y más fuerte
Ella va a encender su jugo, muchacho
Bueno, entonces ella va a encender su poder”

Es tan clásica y ese riff hipnotizante lo es todo. Es increíble la potencia de Crüe en esa guitarra de Mick Mars y cuesta creer que la banda suene así con solo una y aún así suene más power que muchas bandas hard rock y heavy que usan dos o tres. Ese poder no pasó desapercibido por bandas que lo desarrollaron más pesado con el groove noventero, por cierto.

Está claro que Sixx no era un experto en letras rebuscadas y casi nada en Mötley lo fue, pero vaya con qué honestidad cantaba de lo que realmente estaba viviendo la banda. Sobre su madre, falleció el 8 de junio de 2013 luego de pasar años en una clínica psiquiátrica, pero aquel momento Nikki se lo quiso conceder a ella, como para inmortalizarla como una “Chica Salvaje” a la que tal vez él nunca pudo dominar más que con todas las que estuvo, y no tanto como ella a él como un supuesto y notable revés .

Por Patricio Avendaño R.

Comentarios

Loading Facebook Comments ...