Conciertos que hicieron historia: la aplastante gira de Slipknot en Ozzfest (2001)

Conciertos que hicieron historia: la aplastante gira de Slipknot en Ozzfest (2001)

20 años de distancia y una etapa envidiable para todo un movimiento que estaba en su fulgor máximo. 2001 marcaba la ruta a sendos grupos que harían historia y que hasta nuestros días siguen sonando bastante, y fue el gran Ozzy quien impulsó toda esta nueva movida que estaba saliendo al incluir en su propio festival de marca registrada y que también ha perdurado en el tiempo-en esta y algunas versiones atrás-a bastantes grupos de este calibre numetalero.

La gira itinerante del Ozzfest que tuvo lugar desde mayo  hasta agosrto de 2001 en Estados Unidos e Inglaterra incluyó en su parrilla a bandas como Linkin Park, Papa Roach, Taproot, Disturbed, Hatebreed, American Head Charge, Drowning Pool y más.

Fue impresionante: más de 50,000 headbangers asistieron a la edición norteamericana de 12 horas de OzzFest de aquel año, que presentaba todas estas bandas “emergentes” encabezada por el abuelo de las bandas de metal, Black Sabbath y Ozzy Osbourne, que por cierto ya se habían reunido los originales desde 1997 para la ocasión.

Slipknot sin duda era uno de los favoritos de la jornada. Con Iowa, su contundente y brutal álbum justo antes de explotar a las masas, tocando su primer show en en más de un año. La entonces misteriosa banda enmascarada causó casi un pandemonio entre los fanáticos, algunos de los cuales encendieron hogueras en el césped, arena y en todos los circuitos por donde giraron. Estaba esta especie de ‘éxito de radio’ “Wait And Bleed” que se incluyó con las canciones de su gran debut, junto con las nuevas canciones “Disasterpiece” y “The Heretic Anthem” del en ese momento anunciado como “el próximo álbum” de la banda.

No hubo mucha discusión en la singularidad del show y la puesta en escena de Slipknot: macabras máscaras, viscerales movimientos, brutalidad en actitud, con cada personaje enmascarado teniendo un rol protagónico, dos miembros que tocaban platillos con la cabeza, en una batería que se elevaba seis metros del suelo. El tétrico “Clawn” Shawn Crahan con la cara cubierta de sangre y se burlaba de sus fans, o “Maggots”, como les gusta llamarlos al grupo, con la cabeza de un toro muerto, haciendo todo un espectáculo jodidamente genial. Y fue verdaderamente este Ozzfest una vitrina más que importante al mundo para demostrar que no solo eran unas verdaderas bestias en el estudio, sino que también en vivo.

Recordamos algunos videos: