Disco Inmortal: Fishbone – Give a Monkey a Brain and He’ll Swear He’s the Center of the Universe (1993)

Disco Inmortal: Fishbone – Give a Monkey a Brain and He’ll Swear He’s the Center of the Universe (1993)

Columbia, 1993

Había una vez una espina de pescado, tan filosa que le dio un cerebro a un mono y se creyó el centro del universo, así es, no es un cuento de Lewis Carroll, es Fishbone y su gran disco “Give a Monkey Brain and He’ll Swear He’s the Center of the Universe”, que, punto aparte, debe ser uno de los discos con nombres más freaks y largos en la historia del rock.

Corría el año 1993 y Fishbone lanzaba una de sus mejores placas, la fiebre del rock alternativo noventero estaba en boga y Fishbone no se quedaba atrás, todo lo contrario, arremetía con un álbum lleno de rock y funk metal, quizás un poco alejado de sus parámetros normales de funk y ska, pero superado ampliamente por cortes más rockeros y progresivos, temas como ‘Swim’, ‘Servitude’, ‘Black Flowers’, ‘Warmth of Your Breath’ y ‘Drunk Skitzo’ (éste último un tema esquizofrénico y borracho tal como su nombre lo dice, bizarro, ecléctico y muy notable) remarcan la tendencia del rock alternativo de esa época, mezclado también con temas muy Fishbones con un montón de vientos como ‘Properties of Propaganda’, excelente tema de funk setentero onda George Clinton y donde el bajista John Norwood Fisher se luce a cabalidad, y también ‘Lemon Meringue’ (buen funkeke), ‘They All Have Abandoned Their Hopes’ nutrido de un reggae/dub demostrando que las influencias musicales y mezclas de estilos es una gran virtud de estos muchachos.

Sin embargo, no todo es miel sobre hojuelas, ya que fue el último gran disco de Fishbone, ya que su formación original se separaba después de esta gran placa, su guitarrista y más ferviente compositor Kendall Jones dejaba la banda por problemas psicológicos o derechamente se estaba volviendo loco el tipo, y el tecladista Christopher Dowd también se iría, dejando un vacío muy grande para el grupo.

Es un disco por sobre todas las cosas entretenido, un disco que te sorprende con su grunge, tiene algunas baladas power estremecedoras y el ritmo, la onda, la sangre negra corre por todos sus circuitos. Fishbone se ponía ala altura de grandes del rock del momento como Alice in Chains, Faith No More y Jane’s Addiction y tampoco abandonaba todo su poderío radicalmente ska, reggae, jazz y la fusión de todo eso lo cataloga al día de hoy como su gran obra maestra.

Por Víctor Maldonado