Conciertos que hicieron historia: El mágico show de Led Zeppelin en Royal Albert Hall en el cumpleaños de Jimmy Page (1970)

Un día especial sin duda es y siempre será el del cumpleaños de uno de los más grandes guitarristas de rock de todos los tiempos. En 1970, ese 09 de enero (cumpleaños de Jimmy Page)  fue sin duda aún más especial: Led Zeppelin estaba deslumbrando al mundo tras haber lanzado ese gran debut el año anterior e iba a ser un año importantísimo para su crecimiento.

Continuar leyendo “Conciertos que hicieron historia: El mágico show de Led Zeppelin en Royal Albert Hall en el cumpleaños de Jimmy Page (1970)”

Led Zeppelin anuncia nueva reedición en vivo en la previa de sus 50 años: “How The West Was Won”

ledzeppelinhowthewestreissue2018_0

Como ya habìan anunciado y antes de que la celebración del 50 aniversario de la banda comience oficialmente en septiembre, Led Zeppelin continuará su campaña de reedición con una nueva edición de su celebrado álbum en vivo “How The West Was Won”, originalmente lanzado en 2003, presentando audio recientemente remasterizado, que se hizo bajo la supervisión de Jimmy Page.

“How The West Was Won” destaca las mejores actuaciones de los legendarios conciertos de LZ en Los Angeles Forum y Long Beach Arena el 25 y 27 de junio de 1972. Mezclados y secuenciados para reproducir un solo concierto de principio a fin, los tres- colecciones de CD y cuatro LP capturan a la banda a la altura de sus formidables poderes. Los destacados incluyen una versión de más de 25 minutos de “Dazed And Confused” y un medley de 21 minutos basado en “Whole Lotta Love”. Las presentaciones también capturan a la banda presentando canciones de su álbum inédito “Houses Of The Holy”, que llegaría nueve meses después.

“How The West Was Won” se lanzará el 23 de marzo en múltiples formatos de Atlantic/Swan Song, incluyendo las primeras ediciones de vinilo y Blu-ray Audio (con Blu-ray que contiene sonido envolvente 5.1 de alta resolución).

* CD – Audio remasterizado en tres CD
* Vinilo: audio remasterizado en cuatro LP de 180 gramos de vinilo.
* Blu-Ray Audio: 96 kHz / 24 bits 5.1 (DTS-HD Master Audio Surround) y mezclas estéreo (PCM Stereo y DTS-HD Master Audio Stereo).
* Transmisión y descarga digital: audio remasterizado.
* Juego de caja Super Deluxe
– Audio remasterizado en tres CD y cuatro LP de vinilo de 180 gramos.
– DVD de álbum en Dolby Digital 5.1 Surround y PCM Stereo, más galería de fotos.
– Tarjeta de descarga de alta definición de todo el contenido de audio estéreo a 96 kHz / 24 bits.
– Un libro lleno de fotos raras y previamente inéditas de la banda en cada una de las ubicaciones de los conciertos, además de memorabilia y ephemera.
– Impresión de alta calidad de la portada del álbum original, los primeros 30,000 de los cuales serán numerados individualmente.

Jimmy Page: “Habrán sorpresas de todo tipo para el 50 aniversario de Led Zeppelin”

_74377114_ledzep_getty

Pese a que Robert Plant hace poco ha sepultado las opciones de reunirse con sus ex-compañeros o hacer algo especial en torno, los fans de Led Zeppelin ahora tienen un gran y esperanzador mensaje sobre novedades en torno a una de las más grandes bandas de todos los tiempos.

Si bien no hay planes de reunión en estricto rigor, el guitarrista Jimmy Page insiste en una nueva entrevista que ha estado trabajando arduamente en algo especial para el 50 aniversario de la banda el próximo año.

Hablando en un nuevo video para la Academy of Achievement, Page se dirigió al próximo aniversario de medio siglo de la banda declarando: “Seguro que habrán cosas de Led Zeppelin que la gente no ha escuchado, porque estoy trabajando en eso. El próximo año será el aniversario número 50, por lo que surgirán sorpresas de todo tipo”, indica.

Led Zeppelin ya ha relanzado cada uno de sus álbumes de estudio con una gran cantidad de grabaciones en vivo y en estudio, por lo que queda por ver lo que incluirán las nuevas promesas de Page para 2018. Puedes ver la entrevista a continuación:

Disco Inmortal: Led Zeppelin “Houses of the Holy” (1973)

R-455077-1391522128-5669.jpeg

Luego de lanzar álbumes de abismal contundencia como los primeros cuatro, ¿Qué más se le podía pedir a Led Zeppelin? La respuesta la darían con el imponente despliegue evolutivo y resplandeciente ingenio en “Houses of The Holy”. Primer disco con nombre propiamente tal, como queriendo decir “este es realmente nuestro primer trabajo cien por ciento original”. Lejos ya habían quedado los años en que a partir de un blues de antaño conseguían piezas de hard rock como nunca nadie las imaginó, cosa que a la postre les ha traído momentos complicados (por hacerlo sin los permisos adecuados sobre todo)-pese a que es prácticamente innegable la genialidad al momento de re versionar en Led Zeppelin.

Pero no, acá había otra cosa. Justamente este disco se divorcia un poco de eso, y del blues en gran medida. La banda quiso demostrar al mundo entero que no necesitaban apelar a estructuras hechas o previamente moldeadas y que también eran otros los sonidos que impregnaban su aura por esos años. “Houses of The Holy” es quizá el primer disco en que la banda experimentó más allá de lo hecho aún. Con Jimmy Page en un estado superlativo de técnica en la guitarra (y de cómo llevarlo a otro nivel en la producción junto a Eddie Kramer, quien por cierto hizo un trabajo magnífico) y Plant siendo el alma total al interpretar estas canciones, también con su mirada universal muy compenetrada, producto de los viajes a oriente que cambiaron totalmente el espectro a la banda. Gran primer ejemplo de ello: la enorme ‘Dancing Days’, otro clásico de voracidad rockera tamaña que como su nombre lo dice te incita al baile y a la fiesta directamente. La guitarra de Page, como nunca, tomando una forma tan adherente en tu cabeza que hasta cuesta explicarlo.

Hay cosas muy disímiles (la verdad ese es una virtud histórica de la banda). Mientras “The Song Remains The Same” es una escalera de energía que trepa sin césar en búsqueda de la gloria, la melancolía de “The Rain Song” nos mostraba nuevamente esa faceta de inspiración soberbia, la que aún es reverenciada por muchos el día de hoy gracias a este tema o “All My Love” o la propia “Stairway To Heaven” de su disco anterior, entre muchas más. Sensibilidad y épica, algo que a LZ le encantaba traslucir y supo manejar muy bien.

El trabajo de John Paul Jones acá es notable. Los teclados y el mellotrón fueron parte importante. La gloriosa “No Quarter” le robaba crédito a los baluartes progresivos de la época Yes o Emerson Lake & Palmer incluso, en una de las construcciones musicales más prodigiosas de la banda. “Over The Hills And Far Away” hacía lo propio, con esas reminiscencias folk pero con ímpetu rocanrolero total. Con ‘The Crunge’ estaba esa mirada funk casi sátira de la banda, que se acentuaba en esta etapa (años en que eran furor por cierto Sly & The Family Stone o Funkadelic), la banda también quiso mostrar su groove y que podían pararse de igual a igual con estos tremendos exponentes. El reggae por fin llegaba al rock duro, o a una banda del estilo. La gran ‘D‘yer Maker’ es una delicia que no expira con el paso de los años. La acertada entrada de John Bonham en batería, esa dulzura caribeña (Jamaica está en el imaginario de la canción) y la voz de Plant con una soltura y esta cosa seductora de siempre, hacen de ella una canción extraña para el formato Zeppeliano, pero otra prueba que la banda quería apuntar hacia otros lados, claramente. Quizá ‘The Ocean’, al cierre, es más de un poco parecido a lo que le veníamos escuchando, riffs marcados y Plant cantando en una forma más bestial y hard rockera, pero sigue siendo un gran tema.

led-zeppelin-double

No podemos dejar de hacer un repaso por este disco sin hablar de su portada, una obra de arte (cómo mejoró con respecto a sus feas-hay que decirlo- portadas anteriores) con estos niños y guiños al sacrificio humano trepando como animales. Todo inspirado en el libro Childhood Ends. Un disco así tenía que tener una portada grandilocuente (no por nada, la banda se asesoró con Hipgnosis, los encargados de los flamantes artes de Pink Floyd) y verdaderamente resultó.

Es tan sola otra joya más en la tremenda discografía de estos genios, que por esos años, por cierto, también lidiaban con tragedias, adicciones y constantes quiebres y cuestionamemientos, pero que pareciese que musicalmente no les afectaba en lo más mínimo. La construcción de discos inmortales, al parecer, va marcada por esa tangente de forma histórica.

Por Patricio Avendaño R.

Led Zeppelin modo ranking: Revisamos la discografía de unos gigantes del peor al mejor

led-zep-comp_2890463b

Seguramente no seremos los primeros ni los últimos en revisar y revisitar el tremendo legado y huellas que ha dejado la música de Led Zeppelin hasta el día de hoy, compuesta por discos esenciales y muchos de ellos que nos suenan tan frescos hoy en día como hace 40 o ya casi 50 años atrás de haber sido paridos.

Puente esencial de la evolución del blues al rock, LZ es una banda en que superan dimensiones, tiempo y espacio y siempre es grato compartir sobre su historia y música, es por eso que en este ciclo en que hemos decidido rankear discos de nuestras bandas favoritas durante este año, ellos son nuestros siguientes invitados de lujo.

Esto es Led Zeppelin modo ranking en conteo regresivo según nuestro equipo, en un ejercicio sometido a votación, con opción a discusión y debate como siempre ¿Estás de acuerdo? Opina y comenta.

9) Coda, 1982

coda

Fue el póstumo obligado que tuvo que editar la banda y se notó. Tras la muerte de Bonham la banda, muy a regañadientes y aún muy dolida por la pérdida de su gran baterista y amigo, tuvo que lanzar un disco para cumplir las cláusulas contractuales con Atlantic Records, resultando de esto un disco algo “mentiroso” en que varias canciones se extrajeron de presentaciones en vivo puliéndolas para que sonaran de estudio o también descartes de otros discos, canciones que si bien no fueron “malas” derechamente, se quedaron eclipsadas ante la febril cantidad de himnos de sus antecesores. Pero era Led Zeppelin y aun así rescatamos algunas como la visionaria ‘Wearing & Tearing’ (muy speed, sucia y casi punk) o la soltura de ‘Darlene’, la remembranza blusera de ‘I Cant quit you baby’ de Willie Dixon o la acertada entrada con la ya conocida ‘We’re Gonna Groove’. Sin duda el “menos mejor”.

8) In Through The Out Door, 1979

Led_Zeppelin_-_In_Through_the_Out_Door

Este fue el “White Album” de Led Zeppelin, un disco marcado-al igual que esa placa doble de The Beatles- por las diferencias, problemas y distancias entre sus integrantes. Aun así, entre las recaídas de John Bonham con el alcohol y la profunda pena de Robert Plant por la pérdida de su hijo, hay algunas composiciones que resaltan totalmente en la discografía/cancionero histórico de la banda: ‘Fool In The Rain’, maravillosa pieza rockera con influencias sudamericanas, en un momento que ya sus integrantes agregaban sendas influencias de “música del mundo” a sus arreglos; y otra joya de proporciones épicas como ‘All My Love’ definitiva y emocionante balada power. Pese a estos singles, no fue un “Greatest hits” en disco como ya acostumbraban, pero si te quedaste solo con la primera etapa, más que la pena vale darle algunas vueltas, fuera de estos grandes singles reconocidos.

7) Presence, 1976

Led_Zeppelin_-_Presence

Para este disco, Plant se estaba recuperando de un accidente automovilístico y actuó más como un espectador, siendo los verdaderos héroes de esta producción Page y Bonham. El desánimo de Robert se contrarrestó con la extraordinaria conjunción de estos dos astros. El álbum es el único de la discografía zeppeliana que no contiene piezas acústicas y prescinde de los teclados. Al parecer, la banda quería retornar a sus tiempos de espontaneidad compositiva, esa que le fue suficiente para sacudir los cimientos del rock ‘n roll. Para comenzar, un cañonazo, disparando pólvora y comportándose como padres del heavy metal. Con “Achilles Last Stand”, Led Zeppelin se encargó de poner el peso en la instrumentación; este tema es perfección en 10 minutos; la demoledora batería de Bonham, la virtuosa guitarra de Jimmy Page y el ágil bajo de 8 cuerdas de John Paul Jones consiguen una pieza que ha sido muy influyente. “For Your Life” y la idea de que Plant se estaba haciendo viejo y prefería leer frente a la chimenea a estar en una fiesta. Con su riff pegajoso, es un buen ejercicio de compenetración, claramente marcado por la afilada técnica de Page y la angustiada voz de Plant.; aunque hay un poco de abuso de los armónicos para conseguir un sonido más duro.“Royal Orleans” es menos dura y modesta, mientras que “Nobody´s Fault But Mine” regresa a tonos electrizantes gracias al riff inicial. Este y el de “Achilles Last Stand” son los dos riffs que se quedan en tu mente, dada la complejidad del álbum. ¿Eres definitivamente fan del hard rock? Entonces, este podría ser sólo un buen disco, pero nunca de los mejores, porque no entra con facilidad, requiere escuchas reiteradas y tu opinión sobre él irá variando en el tiempo.


6) Led Zeppelin III, 1970

lz3s

Venían de comerse el mundo con dos discos aplaudidos y reconocidos. Eran el grupo del momento cuando lanzaron “III”, un álbum dividido en 2: un lado rockero y un lado acústico. En resumen, experimental. En este trabajo encuentran mayor acomodo sus composiciones más acústicas, pero hay momentos muy interesantes para las piezas más eléctricas. La imponente “Immigrant Song”, el rock serpenteante de “Celebration Day”, mientras que “Since I’ve Been Lovin’ You” es una fenomenal balada blues con una emocionante factura vocal de Plant; la esencia de Zeppelin llevada al máximo. Y qué decir de “Out On The Tiles”, sensacional. Las piezas acústicas también exhiben su potencia musical atrapando la belleza del folk británico con “That’s The Way”, “Gallows Pole” insuperable, “Friends”, y la mágica “Tangerine”, una de las canciones más impresionantes de la banda. El aroma country de “Bron-y-Aur Stomp” y el blues fallido de “Hats Of To (Roy) Harper” terminan este álbum que proporcionó nuevas visiones a la carrera del cuarteto británico. Se transita con facilidad entre el funk-blues de su primera cara y lo acústico de su lado B, lo que descolocó al mundo. Fueron muchas las críticas que no entendieron ese movimiento, sobre todo en lo que respecta a la cara B, y no dudaron en detestar la propuesta, aunque los años le han dado puntos a favor. Si nunca escuchaste a Zeppelin, no elijas éste como tu punto de partida porque vas a cansarte antes de terminar. Es un disco que vale la pena por la experiencia de escuchar vertientes distintas pero que, sin lugar a dudas, es un álbum para fans.


5) Led Zeppelin I, 1969

51SUWsbmnHL

Veni, Vidi, Vici. A Led Zeppelin le bastó solo su disco debut para entregar la versión definitiva del blues rock, para convertirse en los reyes del estilo. Una de las principales virtudes de Zep es que transitó rápidamente desde el blues rock puro, a un rock setentero “total”, repleto de todas las influencias de la época. Salió rápidamente de un estilo que, en su momento, encandiló tanto a una generación de músicos, que la gran mayoría no logró salir más de ahí. Es cierto, cuatro puntos clave de Led Zeppelin I son reversiones de otros artistas del blues y el folk, y eso ciertamente es argumento para que el disco no adquiera aún mayor relevancia. Pero la visceralidad que alcanzan en ‘Babe I’m Gonna Leave you’, o la intensidad que adquieren aquí las canciones del viejo Dixon- ‘You Shook Me’, ‘I Can’t Quit You Baby’-, fueron argumento suficiente para que todos los ojos se pusieran sobre los de Londres en el ya lejano 1969.

4) Led Zeppelin- Houses of The Holy, 1973

Led_Zeppelin_-_Houses_of_the_Holy

Después de un disco definitivo como LZ IV, no quedaba otra que seguir avanzando. Y la forma en que lo hicieron fue soberbia, proponiendo –en un solo disco- una cantidad de estilos y sonidos distintos que arriesgaba caer en lo pretencioso. Pero era Led Zeppelin en su mejor momento. Coqueteos con el progresivo de pulso más acelerado en ‘The Song Remains the Same’ -un estilo al que, a esa fecha, aún le faltaba tomar vuelo-, con el funk en ‘The Crunge’, y con el reggae en ‘D’yer Mak’er’. Pero las virtudes de Houses of the Holy se grafican con absoluta claridad en su capacidad de transitar de la belleza luminosa e incandescente de The Rain Song, al oscuro misticismo de ‘No Quarter’. El hecho de que estas dos canciones puedan estar en un mismo disco, es una más de las pruebas de que, en la época dorada del rock, Led Zeppelin estaba en el podio.


3) Led Zeppelin II, 1969

rs-led-zeppelin-ii-82f98a89-2aca-4c66-9b4a-dd4aa7666a25

Hablar de rock es hablar de Led Zeppelin. Y no hay mejor definición musical para uno de los estilos más poderosos de la música popular que el segundo largaduración que lanzaron los ingleses en el ya lejano 1969. Con canciones convertidas en el canon rock –‘Whole Lotta Love’, ‘Heartbreaker’, ‘Moby Dick’-, han sobrepasado la barrera del cliché para transformarse en elementos del vocabulario musical. Así, con este disco, se convirtieron en los padres fundadores del hard rock y de toda la diáspora del heavy metal. Jimmy Page, Robert Plant, John Bonham y John Paul Jones perfeccionaron la fórmula de su exitosos debut, realizando una descarada revisión potente del blues, luciendo como nadie un dominio en los riffs y una potencia abrumadora. Innovador, sí, pero con la verdad histórica de cargar sobre sus canciones el legado de otros: la sensual ‘Whole Lotta Love’, parida desde ‘You Need Loves’ de Muddy Waters, el intro y el coda de ‘Bring It On Home’, tomado de la canción del mismo nombre de Sonny Boy Williamson (ambas de Willie Dixon), y ‘The Lemon Song’, exprimiendo el espíritu oscuro de ‘Killing A Floor’ de Howling Wolf. Sin embargo, y pese a todo, fue con este disco que el rock creció a escalas monumentales. Hitos irrepetibles musicalizados con un sonido demoledor, fueron el saldo de grandes conciertos, cuyo éxito era tan inquietante como peligroso. La leyenda del martillo de los dioses siguió creciendo con el tiempo y el paso de su discografía, pero está en los libros que es este el disco que ha influenciado a incontables generaciones de músicos claves en el transcurso de la historia, desde Deep Purple a Guns ‘N Roses, desde White Stripes a The Mars Volta.

2) Physsical Grafiti, 1975

physsical

Desde esa portada tan clásica e icónica de St. Mark’s Place, en Nueva York hasta el angelito Swansong en su arte interno. El Physsical es una obra de arte maestra por partida doble y una de las más grandes de la historia. Paradójicamente y de forma inexplicable, es un disco de descartes de los primeros cuatro grandes enumerados de la banda, pero posee joyas que encontraron a Zeppelin con un nivel de inspiración sublime. ‘Custard Pie’ te cala los huesos con el más puro vibrato blues; ‘The Rover’ encanta por el riff de Page; ‘In My Time of Dyng’, donde la sección de slide guitar de Jimmy Page es quizá la mejor inclusión del estilo en un tema de rock, realmente se luce y posteriormente en vivo lo hizo aún más. Para qué hablar de cosas ultra visionarias como ‘Trampled Under Foot’ de John Paul Jones y la experimentación oriental de ‘Kashmir’, todo aderezado con improvisaciones, jams, voces entrometidas y una variedad que cuaja en uno de los mejores álbumes de todos los tiempos, de esos para atesorar en tu colección y desempolvar con más frecuencia que ningún otro.


1) Led Zeppelin IV, 1971

30_ZepIV

Al momento de lanzar este disco, al catálogo de Led Zeppelin no le entraban balas (aunque la prensa no estuviera del todo convencida en aquel entonces) Qué duda cabe. Era un espiral ascendente y quizás el momento culmine de éste el disco Led Zeppelin IV. Y con esto no es decir que a partir de ahí haya un descenso en la calidad de los discos, porque no es así. LZ IV es un disco de alturas, metido- dicho en jerga tenística- en el top 5 del ranking del rock contemporáneo del siglo pasado. Este hecho no es antojadizo, ya que dentro de sus elementos nos encontramos con himnos de la talla de ‘Blackdog’, ‘Rock and roll’, y la superlativa ‘Stairway to Heaven’, quizá la mejor balada rock de todos los tiempos. Mención obligada además para canciones como ‘Going to California, y ‘When the Levee Breaks’.
El rock hoy no es el mismo que el que vio nacer a estos 4 mágicos hombres. Hay una distancia sideral entre lo que ellos vivieron y lo que hoy se estila en el género. En este sentido, no es riesgoso decir que LZ IV es el disco más importante de la banda, y ni siquiera planteando esta idea en base a la cantidad de copias vendidas hasta hoy, cifra que los pone al tope del ranking, sino que teniendo en cuenta la influencia que hasta hoy mantienen sobre las generaciones posteriores. En este sentido, decir que Led Zeppelin es la cúspide del rock de los 70 no es algo de loco, sino que todo lo contrario,un punto de inflexión en el mundo del rock, algo intangible, imperceptible, algo sobre lo cual se comenzaría a escribir como un antes y un después en el rock.

Rockumentales: La historia de Led Zeppelin

led-zeppelin-02020

La verdad que para lo legendarios que son son pocos los documentales que se han realizado y que se pueden encontrar al alcance de un click en Internet sobre todo. Ya les hemos mostrado el experimenttal “The Song Remains The Same”, que funciona más como un legendario concierto en vivo que un documental de su historia en sí, por lo cual esta producción hecha por el canal Bio se presenta bien interesante.

El documental es un trabajo cronológico que va desde sus inicios hasta el final y cuenta con opiniones de los propios integrantes, las chicas de Heart y su emblemático productor discográfico Ahmet Ertegün, entre varios otros.

La leyenda histórica de una de las bandas más grandes del rock no la ha visto tan fácil, también se reflejan sus dolorosas pérdidas como la hija de Robert Plant y lo del baterista John Bonham, lo que a la postre significó el fin de la banda tal como los conocemos.

Acá va completo y en español:

Grandes portadas del Rock: “Houses of The Holy”- Led Zeppelin

housesoftheholyledzeppelin

Un diseñador que se precie de tal, no pasará por alto la calidad y creatividad que existen en las portadas de los discos de Led Zeppelin. Con los años, una de las principales conclusiones que se extrae del detalle de esta obra, es que el concepto que movió esos trabajos fue el no ser políticamente correctos para la época, menos aún en 1973, cuando Led Zeppelin estaba en la cima del rock y su quinto álbum estaba ad portas de cimentar esa posición.

Cuando las canciones ya estaban definidas, se pensó en el diseño de la cubierta, por lo que Jimmy Page recordó el impacto que le había causado el arte de “Argus”, de Wishbone Ash, por lo que contactó a los autores de la misma.

No están muy claros los orígenes del boceto porque la mitad de las historias que se han contado son difíciles de contrastar, pero lo que sí es claro es que hubo un arduo proceso de trabajo, el que costó bastante caro, además. A través de George Hardie, responsable de la portada del debut de Led Zeppelin, contactaron con la oficina de “Hipgnosis”, los que empezaron a trabajar teniendo como información única el nombre del disco, el que denotaba algo grande, poderoso e impresionante. ¿Cómo representar eso en la portada de la banda más exitosa del momento?.

La idea que se llevaría a cabo nació de un libro titulado “El fin de la infancia” y cuyo final señalaba a un grupo de niños juntándose en una torre de fuego, con el objetivo de dejar la tierra. Según Thorgerson, uno de los autores de la citada cubierta, los niños escogían este lugar porque era especial para ellos y de ahí se iniciaba un proceso de desapego de lo terrenal para ir hacia algo más espiritual. A Robert Plant le encantó la idea, por lo que se armó un plan de acción que comenzaba con obtener unas fotos de varios niños en un sector rocoso de Escocia. La imagen tenía que ser tomada al alba para obtener la luz requerida, por lo que estos niños eran despertados en la madrugada para luego ser rociados con pintura oro y plata.

el_fin_de_la_infancia1

Después de una semana, y viendo que el clima no mejoraba, se cambiaron los planes para intentar obtener una foto más emotiva; los niños fueron fotografiados por separado, con el lente hacia arriba. En menos de una hora y en medio de un ambiente lluvioso, el gráfico Aubrey Powell sacó todas las fotos pensando en que tendría que elaborar un montaje de las mismas, aprovechando los bordes de las rocas; el proceso de impresión fue otra complicación porque los niños aparecían cubiertos por un tono púrpura desagradable a la vista, lo que obligó a hacer modificaciones de color e hizo necesario volver a tomar un par de imágenes a solo dos niños del grupo: Samantha y Stefan Gates, quienes dieron una entrevista, años después, señalando que posaron desnudos en varias sesiones, pasaron frío y trabajaron largas horas; todo esto causaría un escándalo si fuera hoy, pero en ese momento nadie le dio mayor importancia.

La concepción social de la época, los mensajes culturales también, siempre marcaron el trabajo de Led Zeppelin y los ’70 permitían cubrir conceptos como el amor, la paz y la expresión del ser espiritual con acciones que involucraban niños, cuerpos, formas y actitudes rupturistas. Así fue como la portada de “Houses of the Holy”, aparte de ser un álbum, que goza de tener un listado de temas extraordinarios, trascendió como una obra transgresora nacida desde el núcleo más vivo del concepto zeppeliano: el no ser políticamente correcto. Afortunadamente pudieron ser reyes en los ’70 y esta portada no se topó con los prejuicios que la marcarían en la actualidad, los que habrían dejado en las sombras su mensaje y su arte.

Por Macarena Polanco G.