Forrest Gump (1994): el triunfo de la perseverancia

Forrest Gump (1994): el triunfo de la perseverancia

Mamá dice que la vida es como una caja de bombones, nunca sabes el que te va a tocar“. Una de las frases que marca una película que resume la historia del siglo XX de Estados Unidos a través de las palabras y los actos de un hombre sensible encarnado por un sublime Tom Hanks es Forrest Gump.

Sentado en el banco de un parque para esperar el autobús que lo lleve a juntarse con su amiga de la infancia (y gran amor) comienza la historia cinematográfica de la novela del escritor Winston Groom. Mientras espera la locomoción, comparte sus momentos más íntimos y anécdotas con varios desconocidos que lo acompañan y escuchan durante estos 142 minutos del largometraje dirigido por Robert Zemeckis.

Tonto es el que hace tonterías”, repite, protocolarmente, en varios pasajes, Gump a la gente que lo discrimina por su condición. La madre de Forrest, desde pequeño corrigió sus problemas de salud, como es el caso de su espalda, la cual se la arreglan mediante aparatos ortopédicos que lo dejan con una condición ventajosa para lo que será su futuro en esta película.

Uno de los puntos relevantes y más recordados de la obra de Zemeckis se da cuando Gump descubre que sabe correr a pesar de sus problemas físicos. Se escapa de los matones que lo acosaban, se desprende de sus implantes en las piernas y corre como una gacela por los campos, dejando boquiabierto a varios de sus críticos y de paso dejando una de las frases más memorables de la historia del séptimo arte: “corre, Forrest, corre”.

Forrest vive los mayores sucesos de la historia de Estados Unidos y en algunos de ellos fue un actor directo de lo que sucedió. Elvis aprende a bailar gracias a Gump, el escándalo del caso Watergate se descubre, en gran medida, por él. Conoce a tres Presidentes en ejercicio de EE.UU. como son John F. Kennedy, Lyndon Johnson y Richard Nixon. Además, se convierte en un héroe de guerra al salvar a varios de sus compañeros, entre ellos, al Teniente Dan (Gary Sinise) y más tarde se convierte en un multimillonario gracias a la pesca de… camarones.

La protagonista de la vida de Forrest, aparte de su madre, es su inefable  Jenny. Para muchos, una suerte de antagonista, pero para otros, la inspiración que lo salvó en los momentos más duros de su vida. Gump sueña con reunirse con Jenny, pero la vida de ella toma otros rumbos muy diferentes a los de Forrest:  se involucra en la contracultura estadounidense, protesta contra la guerra y se entrega a las sustancias ilícitas y a los amores violentos.

El idilio de Forrest y Jenny tiene muchas idas y vueltas. Pasan por momentos íntimos tristes y otros, de mucha alegría, como es la mítica escena del Memorial a Lincoln en el cual se abrazan después del accidentado discurso de Forrest que da de Vietnam. La presencia de Jenny, es casi la motivación más grande en los momentos que el protagonista tuvo que luchar por su vida o para sacársela de su corazón mediante lo que mejor sabe hacer: correr.

La banda sonora que acompaña a Gump en sus aventuras y desamores la protagoniza The Doors, Elvis Presley, Joan Baez, Creedence, Clearwater Revival, Bob Dylan, Aretha Franklin, The Beach Boys, Jefferson Airplaine, Lynyrd Skynerd y The Byrds, entre muchos más.

Cada escena fue encajada con una gran canción, destacando la guerra de Vietnam con “Fortunate Son”, o cuando Forrest aprende a usar la paleta de ping pong el director coloca “Hello, I Love You”, “People Are Strange” y “Break On Through” de la banda liderada por Jim Morrison. “Sweet Home Alabama” se lleva los aplausos cuando Jenny (Robin Wright) le enseña a bailar en la mítica casa que heredó de su madre. Gran banda Sonora para cada momento de Gump.

La adaptación cinematográfica de Winston Groom ganó varios premios, entre ellos, los de la Academia que la condecoró con el Oscar a la mejor película, mejor director, mejor actor, mejor guion adaptado, mejor montaje y mejores efectos especiales.

La historia de un hombre simple y sincero funciona soberbiamente a través de la actuación de Tom Hanks, que va dando -en cada escena- reflexiones sobre la vida, enseñanzas y los momentos que aprovechó por el amor a Jenny para salir adelante ante la adversidad. Forrest Gump, es una de las mejores obras del siglo XX y fue elegida por los directores de cine y actores como una de las 100 mejores obras de la historia del séptimo arte gracias a su influencia y magia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *