Mastodon – Hushed and Grim (2021)

Mastodon – Hushed and Grim (2021)

Reprise Records, 2021 

El nuevo álbum de Mastodon, Hushed and Grim, ha demostrado ser el resultado concreto de una banda plenamente desarrollada. Los años de experiencia y la seguidilla de álbumes interesantes le han permitido a Mastodon demostrar nuevamente porque son una de las bandas de metal más importantes y destacadas de la actualidad.

El décimo álbum de este cuarteto progresivo tiene mucho de nostalgia, desahogos y una emocionalidad profundamente plasmada en cada una de las canciones. La intensidad de los instrumentos, los cambios de ritmos y melodías junto a las voces denotan una energía conmovedora. Un álbum donde se manifiesta la capacidad que como banda tuvieron para transformar el dolor y la tristeza en música. Y es que detrás de todas las melodías, riffs, redobles y letras hay un ánimo por querer dignificar la memoria de Nick John, histórico manager de la banda fallecido en septiembre de 2018 debido a un cáncer de páncreas y que era reconocido por el grupo como un integrante más. Fue el trabajo de Nick John, de hecho, lo que posibilitó en gran medida la irrupción de Mastodon en las grandes ligas y escenarios internacionales, más allá del trabajo estrictamente musical, claro está.

Y aunque este álbum demuestre la madurez de Mastodon y sea un verdadero epitafio musical, no deja de ser cierto que es uno de los álbumes menos potentes de la banda en términos de estridencia musical. Canciones que si bien funcionan correctamente y cuyas estructuras se ejecutan de gran manera, hay una falta de sorpresas o momentos que nos dejen con la boca abierta. Hay cierta contención en Hushed and Grim. Contención que quizás se pueda explicar por el cariz y emocionalidad de las letras y tonalidades. Un álbum mucho más solemne donde la banda termina por entregar atmósferas sonoras diferentes en comparación con otros de sus álbumes que son verdaderas aplanadoras, por cierto. Una elección lógica si tomamos en cuenta el sentimiento de pérdida que quisieron plasmar y la cantidad de canciones que componen a esta placa.

Y es ese justamente otra de las características a tomar en cuenta, ya que lo extenso de este álbum doble (1 hora y media de duración) deja espacio de sobra para disfrutar de canciones realmente destacadas a pesar de varios momentos contenidos y en demasía ceremoniosos. Una jugada arriesgada por lo demandante que es tener una hora y media para disfrutar de lleno un álbum, pero una jugada artísticamente respetable al fin y al cabo. En una época de clicks y consumo rápido plantear un disco de las magnitudes de éste es claramente un desafío para los fans en general.

De comienzo audaz para quien espere un metal tenaz y agresivo, la mecha se prende con “Pain With An Anchor”, cuyas guitarras nos dan un indicio claro de cuáles serán las tonalidades del álbum. Una canción cargada de dolor y donde el cuarteto pareciera desahogarse. Algo similar ocurre con “The Crux” y “Siclke And Peace” donde lo enérgico del metal progresivo toma una forma áspera en la voz de Troy Sanders en conjunto con la potencia de Brann Dailor en la batería y sus redobles perfectamente ejecutados, además de unas guitarras tanto desgarradoras como seductoras. Canciones que sirven para exorcizar la rabia del duelo, ya que de aquí en más se comienza a dar rienda suelta a la versión más sombría y pesarosa de Mastodon.

Una de las canciones que puede ayudar a definir este álbum es “More Than I Could Shew”. Obra nostálgica de ritmos y riffs graves y repetitivos. Sonidos que debido a su intensidad fácilmente podemos seguir tarareando una vez terminados sus casi siete minutos de duración. Canción que justamente refleja un ánimo lúgubre que habita en todo el álbum, donde sentimientos como la añoranza, dolor y la rememoración de momentos pasados son claves en cada tema de Hushed And Grim.

Y si aquella canción puede ser tildada de nostálgica, Mastodon baja varios cambios en cuanto a intensidad y nos regala “The Beast”, cuya composición en guitarras es uno de los puntos más altos dentro del álbum sin dudas. El viaje sigue con la solemne “Skeleton Of Splendor”, así como también canciones como “Had It All” o “Gobblers Of Dregs”. Canciones tan introspectivas e íntimas al punto de aletargar la experiencia del álbum, sobre todo con “Gobblers Of Dregs”. Puñado de canciones donde se aprecia la cercanía y sentimentalismo puesta en escena donde las tonalidades graves tanto en instrumentos como voces sumado a lo sombrío de las letras dejan más que claro la carga emotiva llena de nostalgia y solemnidad.

Otras obras a destacar y que claramente son canciones para ser disfrutadas en vivo son “Teardrinker” y “Pushing The Tides”. Temas de sonidos más brillantes; de estructuras más estándar y fácilmente digeribles desde el punto de vista de las letras y la melodía. Algo similar ocurre con “Peace And Tranquility” que además de presentar ejecuciones instrumentales rápidas, es una canción totalmente progresiva. Minutos donde se degusta más de aquel Mastodon de discos pasados. Canción que en su medianía demuestra porque este cuarteto es uno de los más destacados actualmente, ya que son dos las canciones que habitan en “Peace And Tranquility”, elemento que se aprecia a partir del minuto 3.03 con aquella guitarra melosa y cautivante. Sin duda una de las creaciones más destacadas de este álbum. Factores que vuelven a experimentarse también con la solemne y enérgica “Eye Of Serpents”, donde los riffs abiertos e intensos nos transportan a aquello que imaginemos. Una canción muy evocativa, multicolor, de tesitura amplia y muy conmovedora.

El álbum como tal termina con “Gigantium”, una canción tan atrapante atmosféricamente que simplemente dan ganas aplicar replay, ya que su elección como tema final fue un acierto total para toda la experiencia que significa Hushed And Grim. Un álbum conceptualmente ambicioso y hasta la fecha podría decirse que es la obra más comprometedora por parte de la banda, ya que cada integrante pareciera cantar y tocar con una emotividad tal que han hecho de cada canción no solo un compromiso profesional, sino que también han hecho de Hushed And Grim una experiencia personal muy íntima que han estado dispuestos a compartir con el mundo. Una experiencia más contenida en comparación a otros álbumes de la banda, pero que sin dudas madurará como una de las obras más desgarradoras y conmovedoras de Mastodon y el metal progresivo en general. Un homenaje digno, ceremonioso y solemne para su ex manager y un desafío para las expectativas de los fanáticos.