«Closure/Continuation»-Porcupine Tree: La nostalgia y elegancia se visten de gala en uno de los regresos más esperados del año

Music For Nations, 2022

Han pasado largos y muy simbólicos 12 años desde que Porcupine Tree se despidió de la manera más elegante posible, con un show con entradas agotadas en el Royal Albert Hall de Londres. Cuando nos dejaron con mucha tristeza provocada, mucha gente estaba escribiendo sobre un futuro algo distópico e incierto imaginado; quizá en ese momento no se pensó tan largo ni tan significativo, y ya contada una década de distancia de aquel episodio, habíamos perdido cierta esperanza en que regresarían. 

En el intertanto muchos disfrutamos a  Steven Wilson, quien nos cautivó y gozó el éxito en su carrera en solitario y el baterista Gavin Harrison se quedó atrapado con su otra banda y proyectos. (King Crimson, entre otras) pero dejémoslo claro: nada era lo mismo. Queríamos a PT de vuelta y con ansias. 

Sin la presión de los plazos, la banda ha podido darse el tiempo para hacer justiciaa su legado y han dado a las canciones el espacio para estirarse, revelar sus sorpresas, para desarrollarse a un ritmo lento pero certero y no olvidando su maestría y supremacía. 2015, 2018, 2022. Los temas fueron evolucionado desde un archivo de computadora cual fenómeno alienígena, tomando su mejor forma. Y ahora tenemos de resultado que el álbum funciona maravillosamente como un todo evolutivo, y ​​cada pista se mantiene como una obra de arte independiente, y estamos agradeciéndolo en demasía en pleno junio de 2022.

Una línea de bajo funk anuncia el regreso de Porcupine Tree en ‘Harridan’, que da paso lujosamente a los teclados de rock espacial para guiarnos a través de las lineas melancólicas que siempre han estado en el ADN de la banda, pero eso solo es el inicio de un regreso con mayúsculas. 

El torbellino psicodélico de ‘Of The New Day’ da paso al desolado y futurista ‘Rat’s Return’, un brutal dedo acusador sobre tiranos y malhechores políticos y dictadores (incluyendo a Pinochet, con nada de orgullo, pero con todo el desprecio), reforzado por firmas de tiempo complicadas, potenciado con riffs avezados y melodías cautivantes. En tanto ‘Chimera’s Wreck’ nos da el espacio de ensueño, las guitarras afiladas y los síntomas de catarsis del prog de antaño, pero que fueron recopilados de una forma tan abrasiva en su etapa 2000’s. 

Por otro lado, ‘Dignity’ es una historia de marginación que actúa como un himno a lo más intenso, sutil y prolijo del prog de la historia, la guitarra es dolorosamente tan hermosa que toca en tu corazón y llega a un final eufórico. Es una ópera rock de más de ocho minutos de excepcional belleza. Quizá es el mejor track de la placa, pese a que ninguno de ellos baja la guardia. 

«Closure/Continuation» es un tesoro que nos trae de regreso a una de las mejores bandas del neo prog de los últimos 30 años de la forma más elegante y sin ningún elemento que nos dijera que la banda no conserva un sonido y una exquisitez en la producción brillantes. Porcupine está de vuelta y con el ojo puesto en tomarse los podios de lo mejor del año. 

Patricio Avendaño

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.