Disco Inmortal: Genesis – Selling England by the Pound (1973)

Disco Inmortal: Genesis – Selling England by the Pound (1973)

Vìa Nación Progresiva 

El 13 de Octubre de 1973 se habría producido uno de los lanzamientos mas importantes en la historia del progresivo, del rock, y de la música en general. Estamos hablando del impecable quinto trabajo de el en ese entonces quinteto británico de «Genesis», una banda que ha sido totalmente influencial para todo género y estilo el cual han usado para crear su música.

Pero antes de hablar de Selling England by the Pound y de lo que fue, es muy importante remontarse un año atrás para ver a Foxtrot que es un claro anuncio de lo que Genesis venía haciendo y de sus ambiciones de como hacer música, imponiendo vanguardia llena de melodía y cambiar las reglas dentro del Rock como también lo hizo con sus pares progresivos de «Yes».

Sobre el álbum, ¿Que compone a Selling England by the Pound y lo hace tan importante?

El álbum es un trabajo totalmente completo, no solo en lo que es en el sentido musical, si no que también posee letras mágicas, metafóricas y hasta filosóficas como respuesta crítica al vivir de el Reino Unido o Inglaterra en específico al venderse a la globalización y perder su identidad, idea con aire patriótico que podemos aplicar perfectamente al mundo actual y que cobra aún mas sentido para cualquier lugar del mundo.

peter-gabriel-orig-resize-868x1000

Selling England by the Pound comienza con «Dancing With the Moonlit Knight», con la conocida frase en manos de «Peter Gabriel» de  «Can you tell me where my country lies?» poseyendo un trabajo de arreglos con aire neoclásico por parte de las cuerdas, percusiones y piano para ser una entrada agradable e introducirte mas en la temática, y las melodías van haciéndose tenues mientras que las voces no pierden su intención hasta que llega ese momento épico en mano de teclados y voces donde el corte llega a un momento pomposo para introducirte a un pasaje de 3 minutos lleno de riffs y aire rockero en manos del maestro de las guitarras «Steve Hackett» y el virtuosismo de la batería de «Phil Collins», para volver con un reprise del inicio lleno de mellotron y la misma apertura a la zona rockera del tema. Todo esto aporta totalmente a la canción, la llena de adrenalina, complejidad, virtuosismo, melodías y perfeccionismo siendo una pieza totalmente progresiva y variada. Pero todo esto se pierde en el final, pero se pierde para bien, ya que el cierre en manos de Hackett y Banks con esos punteos de guitarras con mas aire neoclásico y esa atmósfera de teclados solo hacen que el receptor de la canción se sienta en un hermoso trance, como bien lo sabe hacer Genesis. Una apertura mas que inmensa y épica para un disco proporcionalmente rico en musicalidad.

El single del álbum vendría a ser el segundo corte, «I Know What I Like (In Your Wardrobe)», una canción muy original y única para ser un single, poseyendo elementos orientales que no pierden su estilo pop y agradable, cayendo de maravilla para complementarse de interludio entre la apertura del álbum y la tercera canción. I Know What I Like consiste en la historia de un joven que corta el pasto o césped y se gana la vida con ello, pero ni desea hacer algo mas ya que es feliz así.

«Firth of Fifth» consiste en probablemente el punto cumbre del álbum, es una pieza que en solo 9 minutos demuestra que tiene todo para ser considerada una obra maestra. Comienza con un piano en manos de «Tony Banks» con un tono e intención de suite clásica, para introducir en un momento pesado con riffs que solo lo complementan para darle mas carga dramática sumado a la interpretación de «Peter Gabriel». Todo esto acaba como si de fade-out se tratara para introducirse en una dulce melodía de flautas de Gabriel acompañadas de los pianos y una linea de bajo de «Mike Rutherford», comenzando el crescendo de la batería y los pianos para comenzar la verdadera cubre de esta canción, donde como si de un guiño al futuro de la banda se trata, el ensamble de Banks, Collins, Rutherford se complementan de una forma magistral durante 2 minutos para llenar de éxtasis la experiencia. Pero Hackett tiene algo que decir con su guitarra para el momento mas emotivo de esta pieza con un solo que es simplemente extraordinario donde los teclados y la batería solo lo complementan. Firth of Fifth es de los temas mas reconocidos de la banda, y es increíble que a pesar de las voces termine siendo una pieza donde los 4 instrumentos se lucen de una forma impecable.

La primera mitad del álbum termina con una balada de índole totalmente folk donde canta «Phil Collins», una balada con mucha intención emocional con un posturas de guitarras muy agradables le caen muy bien a lo que interpreta Collins. Otra vez el disco vuelve a complementarse bien para calmar lo logrado en Firth of Fifth y funcionar como interludio y final agradable para la primera mitad del álbum.

«The Battle of Epping Forest» es la canción mas larga del disco, con alrededor de 12 minutos. Su sonido recuerda bastante a Foxtrot, o piezas como The Knife de Trespass o Return of Giant Hogweed de Nursery Cryme. Es una pieza bastante progresiva y teatral que comienza con una marcha, para desembocar en un pasaje progresivo de varios minutos para que en la mitad cambie totalmente a algo totalmente melódico siendo muy bonito y complementario, y finalizar como empezó pero con solos y energía, nunca pierde su intención, que contraresta totalmente con More Fool Me, o After the Ordeal.

«After the Ordeal» es un instrumental de 4 minutos lleno de elementos neoclásicos, como los punteos de guitarra y el acompañamiento de piano y cellos. Todo se reduce a un crescendo con un solo de 2 minutos de Hackett bastante triste en inicios, pero a ratos agresivos. Esta canción en un inicio no quería ser incluida por la banda, pero por suerte se arrepintieron.

«The Cinema Show» es como el Firth of Fifth de la segunda mitad del disco, es una de las canciones mas completas que ha hecho Genesis. La primera mitad de esta canción es muy melódico y medieval, que posee una preciosa intro al estilo de Hackett, acompañado de la voz de Gabriel junto con su interpretación que simplemente le cae de maravilla. El trabajo de cuerdas en The Cinema Show es simplemente impecable y excepcional, lo logrado melódicamente, como en arpeggios, o en diferentes punteos es precioso y solo aumenta esa intención neoclásica que posee el álbum, la flauta de Gabriel termina siendo un bello acompañamiento para inducirnos en esa atmósfera que logra durante toda la primera mitad, junto a las tenues percusiones y los coros del dueto Gabriel/Collins que ha quedado en claro desde Foxtrot que ambos hacen un excelente trabajo complementando sus voces. (https://www.youtube.com/watch?v=G501Ii0X0NE) Tony Banks que había pasado casi totalmente desapercibido llega con un mini-solo para introducirnos a la segunda mitad del disco, 4 minutos de técnica, progresiones y virtuosismo sumado a las melodías donde nuevamente el Banks/Collins/Rutherford con ayuda de Hackett logran esa atmósfera tan enérgica. Si bien en la primera mitad de la séptima canción el que se luce es Steve Hackett, acá es Tony Banks, con esas atmósferas y solos que él tanto sabe hacer, sumado a los ritmos únicos de de batería de Collins y riffs todo se complementa de maravilla.

genesis20rockbook202

Al rededor del minuto 10, The Cinema Show como cierre triunfal del álbum, termina desvaneciéndose para llevarnos a el epílogo, este es «Aisle of Plenty» que termina siendo un relajado y calmo «reprise» de Dancing With the Moonlit Knight, solo que con un mellotron totalmente inmersivo y lleno de voces que nos resumen todo lo que fue el disco, terminando con broche de oro siendo un término corto para esta experiencia de 53 minutos.

Su influencia, ¿Qué hace a Selling England by the Pound un álbum fundamental no solamente para el progresivo, si no que también para la música?

Selling England by the Pound es con seguridad uno de los mejores álbumes progresivos de todos los tiempos y de la música en general, influenciando a el progresivo, rock, folk y diferentes géneros a desarrollarse mas adelante. Su mezcla tan perfecta entre el Rock Progresivo, el Rock Sinfónico, el Neo-Clásico o sus a veces momentos de Rock-Ópera teatral hicieron que su sonido fuera único, y hacer un disco de este calibre y haberlo sacado mas encima al año siguiente de Foxtrot da mucho de que hablar de el momento que vivía Genesis en ese entonces y su gran habilidad para componer. Este álbum en conjunto a Foxtrot, Close to the Edge de Yes, Pawn Hearts de Van Der Graaf Generator, o Tales from Topographic Oceans de los mismos Yes, rompen esquemas en la forma de componer y su perfección y ambición lo llevan a algo que innovó y cambió la forma de como componer música, una clara muestra de la influencia de este álbum es Six Degrees of Inner Turbulence de Dream Theater, The Raven That Refused to Sing de Steven Wilson o bien Ghost Reveries de Opeth.

Si tuviera que darle calificación, simplemente le doy lo lógico, es un disco sin desperdicio, variado, único, innovador, bien producido, con canciones increíbles, versátil, arreglos impecables, una performance instrumental excelentemente exquisita y unas letras en conjunto a interpretación totalmente extraordinaria que caracteriza totalmente el nombre del álbum, y no solo líricamente, también musicalmente, acá cada uno de los músicos consolidó su carrera como músicos demostrando su excelencia. Una obra maestra de la música que todos deben escuchar al menos una vez en su vida.

Por Ignacio Matthieu Gómez