Los 50 mejores discos internacionales de la década (2010-2019) del 10 al 1

Los 50 mejores discos internacionales de la década (2010-2019) del 10 al 1

 

 

 

10.-Tool-Fear Inoculum (2019)

Dissectional/Volcano RCA1

El regreso más esperado del nuevo milenio, y cumplió expectativas en demasía. Hay muchas opiniones sobre la banda que han creado una cierta odiosidad, sobre que Tool es una banda para seres pensantes e intelectuales, pero la verdad es que siempre, pero SIEMPRE, ha habido mucho corazón en todo lo que hacen. Acá la intuición es otro elemento que trata de unir los cabos del concepto de la banda haciendo todo uno.  “Fear Inoculum” es quizás el álbum en que estos cuatro maestros músicos se encuentran en su fase mas intuitiva, los vemos llenos de ganas y energías en que han confiado más en sus corazones que en sus cabezas. La majestuosidad de “7empest”, la tribalidad y sutileza de “Fear Inoculum” o las impresionantes “Descending” o “Invincible” hicieron sin duda el mejor disco de 2019.

 

 9.-Alain Johannes-Spark (2010)

Ipecac Recordings

Solo el buen Alain Johannes sabe cómo y de qué manera vivió uno de los capítulos más infames de su vida: la pérdida de su esposa y la ultra talentosa Natasha Shneider, víctima de cáncer en 2007, artista con la que compartió un amor de un brillo tan intenso y chispeante como la portada y el nombre del álbum que está dedicado a su memoria, pero que también propuso a sí mismo la búsqueda de un camino luego del desconsuelo, que se ve reflejado en prácticamente cada nota del emocional álbum, primero en su carrera en solitario y un paso totalmente necesario en ese tramo de su vida. El disco nos suena a rabia, ganas de lanzarlo todo contra el muro, pero también a cierta redención y eso es lo que lo hace uno de los discos más maravillosos de la década de los 2010’s.

 

8.-David Bowie-Blackstar (2016) 

RCA
Columbia Records

El mejor disco del 2016 fue lanzado muy temprano. Y David Bowie hizo mucho más que componer grandes canciones para darle forma: sencillamente, hizo de sus últimos días la más perfecta y sublime de las obras de arte. Para referirnos a Blackstar, el camaleón nos da a elegir. Podemos decir que se trata del disco que redefine lo que hasta ahora conocemos como “disco de despedida”, donde – ahora ya lo sabemos con más certeza- hay un montón de referencias visuales, líricas y performativas a su muerte. También podemos elegir otro camino, y decir que se trata de un disco que carece de puntos bajos, que vuelve a la línea conceptual, que retoma un lenguaje musical aprendido hace ya casi 20 años en el grandioso Outside (1995), pero que recuerda al ímpetu creativo mostrado en la segunda mitad de los 70’s, y le agrega la elegancia pop desplegada de manera inigualable en Heathen (2002) o Reality (2003). Podemos decir, simplemente, que Bowie se guardó lo mejor para el final. Que, con su hálito final de vitalidad, en sus últimos días de vida, nos regaló uno de los mejores discos de su carrera, y de paso, crear a su último personaje: el Lazarus.

 

7.-The Black Keys-El Camino (2011)

Nonesuch

Ya casi cayéndose en el calendario aquel 2011 The Black Keys lanzaba un disco que marcó la diferencia en lo que se refiere a bandas de la última camada del revival rock setentero. Esta vez incorpora más elementos en su sonido logrando a plenitud un disco lleno de frescura y talento por donde se le mire. Aquí tenemos canciones renovadoras, baladas rock del mejor corte zeppeliano, incursiones innovadoras pop e infecciosas guitarras que hacen de este álbum una delicia. Sin duda era una de las bandas del momento y que ya se venía tanteando más o menos que iba a ser una de las grandes producciones del año. Quizá más que nunca los de Akron , Ohio, no fallan sino que todo lo contrario, el dúo la hace de nuevo y esta vez superan su misma marca autoimpuesta. “El Camino” nos dejó canciones entrañables como ‘Little Black Submarine’, ‘Lonely Boy’ o ‘Gold On the Ceiling’ y difícilmente se nos olvidarán los bellos momentos que nos rememora ese verano de 2011/12.

 

6.-Arcade Fire-The Suburbs (2010)

Merge Records
Mercury Records

Oh My God, Oh My God, Oh My God! fue la exclamación de los Arcade cuando le dieron el Grammy por disco de año a esta exquisitez musical. Un disco enmocionante, bello y casi insuperable por ellos mismos. La inconmensurable “The Suburbs” o “Ready to Start” para el comienzo y joyas llenas de magia y épica como “Rococo”, la energía impresionante de “Month of May” y la consigna pop demostrada en que esta banda es más transversal que ninguna con “Sprawl II” son solo algunas de sus mejores canciones. Un disco maravilloso, que seguiremos atesorando por mucho tiempo. Arcade Fire sin duda conquistó al mundo honestamente con esta gran placa.

 

5.-Tame Impala-Lonerism (2012)

Modular

La banda que le movió el piso actualmente a la premisa de que “el rock está muerto”. El uso de sintetizadores en pos de un sonido retro, sicodélico a destajos, zeppeliano y sabathico sin imponer el peso de sus guitarras como principal soporte hace de él una joya. Un disco burbujeante, efervescente, sicotrópico, lleno de colores, experimental y entretenido a la vez. Tame Impala fue una de las pocas bandas que cambió el espectro musical en la década, ya que puede desafiar las convicciones de que el rock y el pop no puedan hacer grandes cosas cuando se manejan juntos y lo hicieron con una actitud que prima una mirada hacia el futuro. ‘Elephant’, ‘Mind Mischief’ o la alucinante ‘Keep On Lying’, son solo algunas de las alucinógenas gemas que nos dejaron los australianos.

 

4.-Foo Fighters-Wasting Light (2011)

RCA Records

Un gran disco para sellar un año completamente enorme para la banda comandada por Dave Grohl. La idea de hacerlo análogo resultó ser todo un éxito revitalizando ese sonido garage para lo cual parte fundamental fue el trabajo en la producción de Butch Vig , sellando el reencuentro y de alguna manera casi un homenaje a los años que pasó Dave Grohl por Nirvana. Un disco completamente rockero, sin baladas ni ningún tipo de concesión. Por lo demás la banda se preocupó de complementarlo haciendo prácticamente de todo, desde su emotivo documental ‘Back & Forth’, inmensas presentaciones en la mayoría de festivales masivos, especiales de TV y apariciones junto a diversos artistas. Una banda trabajólica e incansable que sin duda se hace total merecedora de todos los premios y elogios. Una banda que da cuenta de que el esfuerzo y talento puede rendir los mejores frutos. Un disco lleno de adrenalina y rocanrol que sigue dando gusto escuchar.

 

3.-Arctic Monkeys-AM (2013)

Domino
Sony Music

Es tal vez la mejor colección de canciones de la década plasmadas en un disco y un giro drástico de madurez en la banda. Después de este disco los Arctic fueron otros. Alex Turner en modo crooner más que nunca desató sus pasiones y junto a la banda cosechó genialidades como “RU Mine”, “Do I Wanna Know”, la sicodélica “Why’d You Can Only Call Me When You High?” o ese reflectivo esplendor final de “I Wanna Be Yours”. Romanticismo cool, solemnidad, y sí, mucho groove y rocanrol pero en justas medidas. Merecido podio de honor para los de Sheffield. Punto de inflexión.

 

2.- Queens of the Stone Age-Like Clockwork (2013)

Matador Records

¡Qué tremendo regreso! Este fue sin duda un disco que nos voló la cabeza – y lo sigue haciendo. QOTSA no solo regresó para marcar presencia en los 2010’s, sino que nos presentó el que tal vez sea su mejor disco a la fecha: “My God Is the Sun” fue un primer atisbo del tributo a la acalorada California desértica, con “I Appear Missing” tenemos una oscura historia de las propias experiencias entre la vida y la muerte de Josh Homme, y con “If I Had a Tail” tenemos simplemente una de las mejores canciones de la década.  “The Vampire of Time & Memory”, la encantadora “I Sat by the Ocean” o la bailable “Fairweather Friends” (con Elton John) y la cadenciosa “Kalopsia” que es sutil pero explota en su mejor momento. El colorado la hizo nuevamente.

 

1.-Deftones-Diamond Eyes (2010)

Warner Bros., Reprise

El peso del tiempo le ha dado el favor. Un nuevo clásico, un disco imponente. La portada es bella y perturbadora, gracias a esa lechuza blanca que nos mira fijamente y que señala que la noche es la palabra clave de este viaje. La recompensa es despertar. La inclinación ambiental de “White Pony” con el sonido límite de “Around the Fur”, pero dando un paso al frente gracias a la sección rítmica que acompañó la sofisticada voz de Moreno, es la máxima distinción que alcanzó este gran trabajo, el cual se vio obligado a reenfocarse en la tragedia de la pérdida de Chi Cheng. “Diamond Eyes” es un ejemplo de cómo una banda puede adaptar su sonido a un gran frontman y cómo las guitarras dejaron su peso en oro en cada línea. Los fans lo amaron, la crítica lo aplaudió y las ventas lo recibieron de manera extraordinaria. Un renacer tras la desdicha y el mejor disco de la década en una elección, sin embargo, para nada fácil. Toda la gloria a Deftones.

 

[50-41] [40-31] [30-21] [20-11] [10-1]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *