Brandon Boyd de Incubus: «Había una gran falta de sustancia en la música de finales de los 90’s»

Brandon Boyd de Incubus: «Había una gran falta de sustancia en la música de finales de los 90’s»

Cuando hacemos la retrospectiva de cuales fueron las bandas más importantes que dieron auge y nacimiento a toda la movida nu-metal, no cabe duda que la música de Incubus fue parte importante. Y si bien a principios de la década de 2000, el sonido de la banda californiana cambió a un territorio de rock alternativo más melódico, álbumes como S.C.I.E.N.C.E. de 1997. y Make Yourself de 1999 fueron definitivamente parte del medio nu-metal y ese nicho. 

Sin embargo, en una nueva entrevista con Kerrang!, Boyd, al igual que opiniones similares de Jonathan Davis o Chino Moreno, reveló que recuerda esa etapa de cuando aquella música pesada popular con una opinión menos que positiva. De hecho, el líder dijo que «había una gran falta de sustancia» entre el grupo de bandas que fueron contemporáneas a Incubus.

“S.C.I.E.N.C.E.”: la adrenalínica inyección de poder de Incubus

«Una vez que las cosas mejoraron con S.C.I.E.N.C.E, comenzamos a tener oportunidades de gira mucho más grandes», dijo Boyd. «Empezamos a hacer festivales y a tocar con bandas mucho más grandes. Fue interesante presenciar lo que funcionaba para ellos y lo que no. También fue un período de tiempo en la música que estuvo dominado por una especie de insensatez.»

«Esta es solo mi opinión, pero hubo una gran falta de sustancia en la música heavy popular. Era más heavy por el bien de lo heavy. Pensé que era una oportunidad perdida. Para mí, había una oportunidad de usar el poder de una guitarra ruidosa y percusión dinámica para transmitir algunos mensajes más grandes».

Esto se condice con la evolución de la banda, por cierto, porque a medida que arrancaba la década de 2000 en adelante Incubus dejó caer los elementos más pesados y «saltones» de los primeros discos y cuando recientemente se le pidió que clasificara todos los álbumes de Incubus, no rehuyó colocar su debut de 1995, Fungus Amongus, y S.C.I.E.N.C.E al final de la lista.

«Cuando escucho S.C.I.E.N.C.E. me río tanto que como me estremezco», dijo Boyd a Metal Hammer. «Hay algunas cosas bastante sofisticadas allí para niños tan pequeños, pero todavía siento que me sudan las manos cuando las escucho».

 

Nacion Rock

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.