Rumbo a Lollapalooza: Lenny Kravitz, magnetismo y status

Muchos lo consideran ligado al segmento rock, pero Kravitz ha cruzado géneros y estilos, en una carrera con ricas influencias soul, rock y funk de los ’60 y ‘70.

Lenny Kravitz siempre ha sido como una versión más sencilla de Jimi Hendrix, Stevie Wonder o Marvin Gaye. Nunca ha tenido problema en tomar características de ellos para ir edificando una carrera que ha tenido momentos definitivos, especialmente en aquellos en que el hacer gala de su exhibicionismo era lo que más rédito le daba. Muchos lo consideran ligado al segmento rock, pero Kravitz ha cruzado géneros y estilos, en una carrera con ricas influencias soul, rock y funk de los ’60 y ‘70. Sea o no del gusto de todos, está claro que una figura de su talla es digna de ver en el escenario central de este Lollapalooza.

Otro detalle importante es que viene con disco nuevo bajo el brazo. “Raise Vibration” ha tenido críticas interesantes y siempre es destacable que el festival traiga al lineup a quienes han alcanzado la cúspide en sus carreras y, además, traen nueva producción. Kravitz cumple con todo. Justamente, la gira de este disco será lo que veremos y ya ha dado chispazos sobre lo que propondrá sobre el escenario.

Lenny Kravitz traerá un show receptivo a las nuevas generaciones, pero bajo la luz de tres décadas de éxito y dominio absoluto de la sensualidad como parte del espectáculo.

Sin gran escenografía (porque se entiende que el flanco es él), los shows de 2018 estaban partiendo con la efectiva “Fly Away”, la cual le permitía entrar ganando. Pantalones ajustados, lentes de sol, pelo afro, barba de días y sobrado de actitud, no cuesta que el público se vuelque rápidamente a favor del espectáculo. “American Woman” es número puesto y una de las más reconocibles de su repertorio, junto con temas que debieran refrescar sus mejores discos (“Mama Said”, de 1991, y “Are You Gonna Go My Way”, de 1993), y seguramente aparecerá “Believe”, que en la gira 2018 sonó a mitad del show y con el artista caminando el escenario de punta a punta y posando mucho.

“I Belong to You” es otra imperdible; un tempo medio donde la bajista y el baterista aportaron coros muy soul. “Low”, del último disco, también fue presentada en 2018 con su ritmo sensual y la voz funk sedosa de Lenny que tanto cautiva. Destacaba, también, una sección de metales que llevaba el concierto a zonas soul, para luego dar espacio a las baladas. “It Ain’t Over Till It’s Over” se escuchó más ralentizada, lo mismo que “Can’t Get You Off My Mind”, antes de que canciones como “Tunnel Vision” recuperaran el protagonismo del rock. “Always on the Run”, grabada a dúo con Slash, aceleraba el paso hacia el final, en el que también sonaron “Where are we Runnin” y “Again”. Para cerrar, Lenny escogió el clásico “Are You Gonna Go My Way”, cuyo imbatible riff podría poner el broche de oro al show del mes de marzo.

Lenny-Kravitz-Raise-Vibration-cover
Portada de Raise Vibration – Lenny Kravitz

A Kravitz le gusta hablar de amor y paz, y consciente de su status de estrella, sin duda que aprovechará el espacio de Lollapalooza para dar mensajes de este tipo y desatar el impacto.

Ganador de cuatro Grammys, con récord de más premios ganados en la categoría “Mejor Interpretación Vocal Masculina” y ventas por más de 40 millones de álbumes en todo el mundo, Lenny Kravitz traerá un show receptivo a las nuevas generaciones, pero bajo la luz de tres décadas de éxito y dominio absoluto de la sensualidad como parte del espectáculo. Es tal batería de hits que traerá a esta nueva versión del festival, que el oído de los noventeros se dará un deleite con al astro del magnetismo en el escenario.

Tal vez te interesa:

Comentarios

Loading Facebook Comments ...