Fates Warning: “Long Day Good Night” (2020)

Fates Warning: “Long Day Good Night” (2020)

Fates Warning se ha mantenido como un roble dentro de la escena metal progresiva de los últimos 35 años, ayudando a dar forma e impulsar el género. Esta es una gran tarea, la cual no les ha quitado energías para crear producciones propias llenas de innovación; y “Long Day Good Night”, el disco número trece de esta gran trayectoria, ya se posiciona como relevante dentro de su discografía. Mezclado por Joe Barresi, la primera escucha deja la sensación de varios estilos que se dan cita en cada tema, pero con un toque extra que las distingue del resto del catálogo; hay momentos que van desde la electrónica hasta la máxima sensación etérea, lo cual le impone llegar a nuevos horizontes. Y para cuando le has dado un segundo repaso, deja la impresión de que “Long Day Good Night” es un trabajo contundente.

Y desde el comienzo, el disco se plantea como un desafío. “The Destination Onward” es un track atmosférico, minimalista, con un solo bluesero que va ganando intensidad, en un interesante cruce entre Queensrÿche y Dream Theater. Hay canciones más directas y de estribillo simple, como “Shuttered World” y el single “Scars”, que le dan al álbum un toque actual. Mike Abdow marca presencia con buenos solos como cuerda invitada, sobre todo en “The Way Home”, que con sus casi ocho minutos, queda en un sitial alto dentro del disco. “Alone We Walk” es puro metal progresivo con un trabajo destacado de Bobby Jarzombek ;si bien Bobby es un gran baterista, que aporta toda la técnica que adquirieron con Mark Zonder en su gran etapa de los ‘90, la banda invitó a Gavin Harrison (ex Porcupine Tree) para que se despachara, en “When Snow Falls”, una extraordinaria faena, aplicando elementos que le dan un sonido parecido a los discos del 2000. Mención especial para la canción más larga del álbum, los once y medio que dura “The Longest Shadow of the Day” (nuevamente con Abdow en los solos), es una invitación al goce con su inicio casi en clave jazz, y que se va desarrollando entre puras genialidades instrumentales, algunas bien metaleras, y donde la voz entra en mitad de la canción; ésta parece dividida en dos partes, donde la primera recordará a muchos la época del “Perfect Symmetry”, así como la segunda está basada en los mejores instrumentales de esta etapa reciente.

“Now Comes the Rain”, “Liar” y la técnica “Begin Again” muestran buenas uniones de guitarra, bajo y batería, mientras que “Under The Sun” se adorna con el violín de Mika Posen y el cello de Raphael Weinroth-Browne, dando un aura original que podría ubicarla como un tema casi único en toda la discografía de los de Connecticut.

Tras 37 años de historia, Fates Warning, pioneros y pilares del metal progresivo, se mantienen al pie del cañón con un nuevo disco que resalta en sonidos limpios y con buen tratamiento del stereo, por lo que es recomendable para escuchar con audífonos. Un disco grabado en pandemia, por separado, uniendo y mezclando cada pieza desde distintos lugares, solo habla de la jerarquía que se adquiere tras tanto tiempo en el ruedo, y lo bueno es que tal  profundidad es la que los hace imprescindibles para cualquier seguidor del metal que busca el sonido de siempre, pero vitalizado. Ojalá que a los Fates Warning les quede mucho rato en esta industria.